Hebe de Bonafini en Lanús: «La política es un compromiso, una forma de vivir, es trabajar para el otro”

A partir de la coincidencia entre el mes de la Memoria y la semana del ingresante, Hebe de Bonafini pasó por Lanús, invitada por la UnLa. Aquí, una semblanza de la visita de la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo.

Por Sofía Luz Rozen.

La actividad comenzó cerca de las 18:30, con la llegada de Hebe al Edificio José Hernández de la Universidad Nacional de Lanús. Se ubicó junto  a Ana Jaramillo, Rectora de la Universidad; Luis Hipólito Alen, Director de la Licenciatura en Justicia y Derechos Humanos de la Universidad; Norma y Rosa, dos Madres de Plaza de Mayo y Lourdes Guerrero, Presidenta de la Federación Universitaria de Lanús.

Jaramillo abrió la mesa hablando sobre los pañuelos que se repartieron en el edificio, en el marco de los 70 años de la gratuidad universitaria, e invitando al congreso de Filosofía que se celebrará la semana próxima en la Universidad por los 70 años del primer congreso de Filosofía y Geopolítica que realizó el Presidente Juan Domingo Perón, donde pronunció un famoso discurso que sería la base de su libro «Comunidad organizada». Jaramillo recordó que la quita de aranceles fue una decisión política clave del momento y no un hecho más en la historia, para luego decir que era mentira eso de que no entra ningún pobre a la universidad (haciendo alusión a la desdichada frase de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal), ya que la UnLa recibió a 3400 ingresantes este año.

Luego, Alen tomó la palabra para presentar a Hebe de Bonafini, relatando que la actividad se realiza en el marco de la semana del ingresante (además del mes de la memoria) debido a que la UNLa tiene en su ADN la defensa de los Derechos Humanos y “No hay nadie mejor para hablar del tema que quienes representan la defensa ética de nuestro pueblo en momentos en que tenemos un gobierno que es todo lo contrario.”

Hebe de Bonafini comenzó hablando de la confusión del «Nunca Más», ya que «se convirtió en una trampa y dejó de ser un pedido». La titular de Madres recordó el primer prólogo del informe, publicado durante el gobierno de Raúl Alfonsín y atribuido a Ernesto Sabato.  Aludía a una guerra, aplicando la «Teoría de los dos demonios».  Según Hebe, recién durante el gobierno de Néstor Kirchner, el prólogo fue cambiado para explicar que entre 1976 y 1983 hubo un genocidio por parte del Estado, y ninguna guerra, pero el gobierno de Mauricio Macri volvió a cambiarlo para volver al relato de la supuesta guerra.

Hebe se mostró contraria a los llamados «Antropólogos Forenses» Según ella, «Estados Unidos enseñó junto con los militares franceses a torturar, a secuestrar, a desaparecer a sus hijos, y Estados Unidos, con Alfonsín aquí a la cabeza, arma la comisión de antropología para que diga quienes son los muertos y no quiénes los  mataron». Bonafini insiste en la gravedad del asunto porque, a su juicio, «esta es la única forma de sacar a las madres de la lucha: porque cuando una madre tiene el cadáver ya no lucha,» y así “cada una se ocupa de su hijo”. Contra esto, dice, «las Madres socializaron la maternidad,  porque son Madres de todos, porque sus hijos lo hubieran querido así y ellos les enseñaron que ‘eran todos iguales, que eran todo lo mismo, que todos peleaban por lo mismo’. Dice que ellas no quieren muertos, porque sus hijos no están muertos sino que  ‘viven en cada uno de ustedes (los jóvenes) que lucha y pelea, y que levanta sus mismas banderas’, y por eso no van a aceptar el “Nunca Más”.

Después destaco la movilización del 24 de marzo, en la que «la gente estaba contenta, no estaba resignada, cantaba, se emocionaba y no estaba triste». En este momento mencionó especialmente  a Edgardo Depetri, precandidato por Unidad Ciudadana en el Municipio de Lanús, quien, como cada año, les brinda un camión a las Madres para esa jornada.

Destaco también la gestión de Jorge Ferraresi, intendente del municipio de Avellaneda, quien, en palabras de Hebe, logró que la localidad pareciera otro país, pero que hay que tener en claro que es el pueblo el que tiene responsabilidades, ya que hay muchos barrios que son una tragedia debido a la pobreza, e invito a los jóvenes presentes a acercarse a esos barrios no para enseñarle a los chicos, ya que eso no construye igualdad, sino que lo que necesitan es jugar, porque entenderlos es «la única forma de construir igualdad».

“Para ir al barrio hay que ir muy tranquilito, hay que ir mucho, no a ver porque no son un zoológico, pero si a ver si los podemos entender. (…) Cuando uno aprende a entender, aprende qué necesita más el pibe, si una taza de sopa o una caricia, porque a veces hay pibes que necesitan más una caricia que una taza de sopa” A partir de esto explica el deber de ayudar en estos lugares, ya que “la política no es un cargo, la política es un compromiso, una forma de vivir, la política es trabajar para el otro, la política es solidaridad, la política es lealtad, no es traición.”

Haciendo memoria, Hebe relató que las Madres arrancaron su militancia más o menos a los 40 años aproximadamente, sin entender que era la política, y que salieron a la calle con muchas dificultades, ya que también dentro de ellas existió la lucha de clases entre las más ricas y las más pobres. “Hay que ver cómo vive uno, si esta orgulloso de su clase, que es lo que nos hace falta, tomar esa conciencia de estar orgulloso de la clase que uno es”, reflexionó. También hablo de lo trágico que les resultó no saber escribir en ese momento, y destacó la importancia de estudiar, pero sin dejar el territorio de lado.

Hebe habló de lo «clave» que para ella es la solidaridad y de cómo sus hijos le enseñaron eso, “dar lo que a uno le cuesta dar, no lo que te sobra, porque si das lo que sobra es beneficencia y eso es de los ricos”. Esto lo relata a través de distintas anécdotas donde sus hijos le exigieron esta práctica, ya sea cuando invitaban a comer a sus compañeros, cuando tuvieron que reubicar a algunos o había que ayudar a amueblar una casa para otros.

Antes de terminar expresó: “Los estudiantes son todos revolucionarios, a todos les gusta transformar todo, y lo lindo que es eso. Si nosotras estamos en la calles, las madres, es por ustedes chicos, si nuestros hijos no van  a volver. Así que pensamos que tenemos que estar con ustedes, por si los llevan presos, por si pasa algo, para hablar, para contar, para decirles. Tenemos un país maravilloso, lo tenemos que recuperar y se recupera con laburo, no esperando que alguien nos diga lo que tenemos que hacer.”

Cerro la conversación hablando de lo fundamental de hablar con el otro, ya que solo hablando la otra persona puede entender, y recordó a su hijo quien “amo tanto al otro, que dio su propia vida de verdad por el otro”.

Alen dio fin a la actividad contando que él fue parte de aquella generación de la que formaron parte los hijos de las Madres de Plaza de Mayo, y cuenta que “(nosotros) marchábamos con alegría porque marchábamos por la vida  y cuando tuvimos los peores momentos, cuando nos faltaron nuestros compañeros, los recuperamos en las Madres, las Madres que son las madres de todos, las Madres nuestras también son nuestro ejemplo, nuestra guía y por el camino de ellas es por donde vamos a liberar definitivamente nuestra patria”. Al final, los estudiantes cantaron “Madres de la Plaza, la UNLa las abraza”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.