Lanús no pudo con Central Entrerriano y cayó en el segundo partido de Semifinales

Por Juan Martinich*
Foto: Tatiana Fantoma*

El Rojinegro concretó un triunfazo 88-82 ante Lanús, como visitante, para igualar 1-1 la llave de Semifinales.

El elenco de Mariano Panizza construyó su victoria en la resurrección de un momento muy complicado en el tercer capítulo, en el que perdía 65-51, a falta de 4:40 minutos. Desde ese punto, Central estampó un parcial 37-17 para festejar en la ruta.

Nuevamente se destacó la enorme tarea de Sebastián Bernasconi con 28 puntos (8/10 de dobles y 10/13 de libres) y 6 rebotes (4 ofensivos), además del aporte decisivo de Gastón Córdoba con 16 puntos y 16 recobres. En el dueño de casa sobresalió Sebastián Chaine con 22 tantos (9/12 de campo) y 5 rebotes.

El encuentro comenzó mejor para el Rojinegro, que se adelantó 6-0, con Bernasconi (11) como usina. El anfitrión acomodó su defensa y fluyó mejor en ofensiva, con Chaine (6) y Funes (6) como productores, para clavar un pasaje 14-3 y dominar el tablero 14-9, con 5:20 minutos, lo que obligó el tiempo muerto de Panizza. El Granate mantuvo el control, de un trámite parejo, para clausurar en ganancia 23-19.

El segundo capítulo ganó en dinamismo y fluidez, además se caracterizó por una lluvia de triples (4 de Lanús y 3 de Central), 6 de manera consecutiva. Ambos equipos apostaron a sus segundas unidades, que respondieron con aire fresco. El dueño de casa manejó el electrónico en ese ritmo, aunque el Rojinegro siempre respondió, principalmente con un enérgico Córdoba (10). El entretiempo arribó con Lanús arriba 48-47.

Tras las charlas en vestuarios, el anfitrión experimentó su mejor versión de la noche, con la presión a la pelota, recuperos y el corrimiento del contraataque. El equipo de Vallet ejecutó con alta efectividad ese tramo de 16-4, en el que lució cómodo, para acaparar la máxima del juego 65-51, con 4:40 minutos en el reloj, con Jerez Pilotti (6) y Chaine (6) como líderes. En ese lapso de improductividad, y confusión, Central Entrerriano reaccionó con mucho ímpetu, la conducción de Fernández (7) y la enorme capacidad de resolución de Bernasconi (9). Las segundas opciones de los rebotes ofensivos, y el aprovechamiento de una merma del rival, permitieron que el Rojinegro plasmara un furioso tramo de 16-4, para igualar el tablero 67-67. En el cierre, Chaine metió otro doble para terminar 69-67 para el dueño de casa.

Inmerso en un sequía en ataque, y dificultades para resguardar su cristal, el Granate pudo mantenerse adelante 77-75, a falta de 4 minutos del último episodio. Sin embargo, las faltas le quitaron a Chaine e Ibáñez Paz. Al unísono que Bernasconi se ausentó unos minutos por un dolor en el tobillo. Central Entrerriano continuó con mejor semblante, y estado de ánimo. Forastieri se erigió en una llave con su experiencia para afrontar ese lapso decisivo. Con un trámite trabado, de visitas a la línea de libres, el elenco de Panizza halló los recursos para ganar.

El Rojinegro se robó un puntazo de visitante, contra un rival que solo había perdido un cotejo en su casa. Ahora la serie se mudará a Gualeguaychú el jueves y sábado, donde el plantel de Mariano Panizza dispondrá de la chance de conseguir el ascenso.

Síntesis:

Lanús 82: Jerez Pilotti 13, Funes 17, Ibáñez Paz 8 (x), Trímboli 14, Chaine 22 (x) (Fi); Paciotti 2, Franchino 3, Marín Lucero 8, Quercetti 0. DT: Ezequiel Vallet.

Central Entrerriano 88: Fernández 13, Capponi 8, Madera 6, Córdoba 16, Bernasconi 28 (Fi); Forastieri 4, Caire 7, Ledesma 5, Ludueña 1. DT: Mariano Panizza.

Parciales: 23-19, 48-47, 69-67.
Árbitros: Carlos Herrera, Germán Martínez, Sebastián Gianino.
Estadio: Antonio Rotili.