Habla la hermana de Érica Soriano: «Queremos la condena de Lagostena, pero sobre todo queremos saber qué pasó»

Por Morena Barón

Érica Soriano desapareció el 21 de agosto de 2010. Tenía 30 años y transitaba un embarazo de dos meses. Convivía con Daniel Lagostena en su casa de Lanús. Lagostena es hoy es el único imputado en el caso. La última vez que Érica fue vista con vida, salía junto a Lagostena de una clínica en Palermo, a donde había ido a realizarse un control por su embarazo. Luego volvieron a su casa, donde Érica habló por teléfono con una amiga y le comentó que había discutido con Daniel todo el viaje de regreso. A partir de la mañana siguiente no se supo más nada de ella. Según lo dicho por testigos y familiares, la relación entre Érica Soriano y Daniel Lagostena era “infernal”, ya que el “la perseguía, y la había separado de su familia”, en palabras del abogado de la familia, Marcelo Mazzeo.

Luego de ocho años buscando respuestas por parte de su familia, finalmente el lunes 4 de junio comenzó el juicio oral en el Tribunal Oral en lo Criminal N° 9 de Lomas de Zamora, contra Daniel Lagostena, acusado de “homicidio en concurso ideal con aborto, en contexto de violencia de género”. La causa cuenta con más de 160 cuerpos de pruebas. Cuando termine el juicio, habrán dado su testimonio alrededor de 70 personas. Una de las primeras en declarar fue la hija de Érica Soriano, Florencia Sauco (19 años), quien está embarazada de 7 meses. Su testimonio fue muy importante , ya que convivió dos meses con la pareja y pudo aportar datos sobre el día a día en la relación.

En diálogo con La Unión de Lanús, Verónica Soriano, hermana de Érica, nos contó cómo están viviendo esta situación:

-¿Cómo está tu familia, como están viviendo el juicio?

-La verdad que es bastante desestabilizante todo, uno cree que el juicio va a tener determinada cronología, que va a ser un poco más predecible todo y en el camino se encuentra con falsos testimonios, con gente citada que uno no sabía que iban a citar, o con un cambio de orden en los que van a seguir declarando, o que tiene que empezar en un horario y empieza mucho más tarde… Es como muy impredecible, entonces vamos viéndolo paso a paso. Y lo que sí, es muy movilizante. Cuando uno declara, o cuando escucha declaraciones muy dolorosas para nosotros.

En el segundo día del juicio, además de declarar la hija de Érica Soriano, declaró María Isabel Chiesa, ex pareja de Daniel Lagostena, quien durante la etapa de investigación de la causa dijo que Daniel le había “pegado en dos oportunidades”, mientras que frente al Tribunal cambió sus dichos y declaró: “estábamos nerviosos, y me caí”.

¿Tienen idea de porqué cambió su declaración María Isabel Chiesa?

– Dio falso testimonio. No sabemos por qué, podemos hipotetizar sobre eso, pero la realidad la desconocemos. En mi opinión hubo plata de por medio, otras personas piensan que fue por miedo. Yo ya no creo que sea por miedo. El hijo que ellos tienen, ya tiene 28 años. Y el papá de Daniel Lagostena que era muy influyente, no vive. Así que a mí me parece que pasó más por una cuestión económica, que por otra cosa.

-Con respecto a la justicia, ¿creés que actuaron bien durante el proceso, hasta llegar hoy al Juicio Oral, después de ocho años?

-Sí, creo que sí, creo que tardaron mucho… pero la realidad es que no tardaron ocho años en llevarlo a juicio. La realidad es que cuando se efectuó toda la primer parte, cuando Daniel estuvo en prisión preventiva, y después lo dejaron en libertad, fue la Cámara que lo dejo en libertad. Que es otra instancia. Porque el Juez de Garantías le había dictado la preventiva. Cuando pasa a otra instancia uno ya no sabe con qué se va a encontrar. Lo mismo va a pasar acá, seguramente los jueces nos van a dictar una sentencia y después se puede volver a apelar. Entonces bueno, si resulta ser que lo declaran inocente vamos a apelar nosotros. Y si lo declaran culpable seguramente apelarán ellos. Hasta que tengamos una sentencia firme no sabemos. Pero en cuanto a la pregunta original, no creo que la justicia haya actuado mal, creo que hay pocos recursos para la justicia. Tanto la fiscal actual del juicio, como el fiscal que tuvimos siempre, y el juez de garantías, siempre fueron muy lúcidos, muy buenos. También el investigador que llevo a cabo la segunda parte, y toda la primera, con los recursos que tuvo cada uno, siempre trataron de descubrir la verdad. Nunca nos abandonaron. Pero bueno, es un tema más general por ahí lo que pasa, que es la falta de recursos a veces.

En 2012 Daniel Lagostena fue detenido por primera vez, y los jueces de la Sala III, Tomás Bravo, Jorge Tristán Rodríguez y Martín García Díaz, lo liberaron al tiempo por no estar conformes con las pruebas que se habían incorporado. Por entonces, el abogado de la familia de Érica intentó que se los aparte de la causa, aunque no pudo lograrlo. En 2016, Lagostena fue detenido nuevamente a pedido del Juez de Garantías, Gabriel Vitale, y se encuentra en la Unidad N° 40 desde entonces.

-Las pericias psicológicas a Daniel Lagostena indican que es una persona “con rasgos psicopáticos”, y los indicios que había dado Érica eran de una relación violenta… ¿para ustedes es importante que el caso se trate como un femicidio?

-Yo no sé si cambia demasiado. La carátula femicidio me parece muy importante. La caratula de Érica siempre fue “homicidio simple en concurso ideal con aborto en contexto de violencia de género”. Yo no sé si de una caratula a la otra hay un cambio en la cantidad de años de prisión.

-Tal vez desde lo simbólico, que el hecho sea tratado en los medios de comunicación como un femicidio contribuye a la concientización…

-Creo que el caso de mi hermana es muy emblemático, fue uno de los primeros. Y creo que más allá de lo que nos pase a nosotros como familia, que por supuesto queremos su condena y queremos saber lo que pasó, más que nada, también obviamente queremos que sirva como para que la justicia empiece a funcionar de otra manera con estas cosas, y que las mujeres estén siempre más informadas y puedan reconocer indicios, antes de que sea muy tarde.

-¿Qué expectativas tienen, que esperan del juicio?

-Más allá de la condena, saber lo que pasó con Érica. Serían esas dos cuestiones. Por eso luchamos tanto estos ocho años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.