Se pone en marcha el paro de 48 horas de los docentes bonaerenses, tras el decreto y ajuste de Vidal

Por Federico Arcelli.

El Frente de Unidad Docente Bonaerense confirmó un paro de 48 horas que se hará efectivo durante el día de hoy y mañana, con movilización a la Casa de la Provincia de Buenos Aires. El motivo del reclamo se debe al decreto firmado por la gobernadora María Eugenia Vidal, que impide la posibilidad de negociar y consta de un aumento del 19%, número muy inferior a la inflación del mes de septiembre, que alcanzó el 31%. El conglomerado gremial repudiará esta medida y se reiterará el llamado urgente a paritarias.

Con la finalidad de atender detalladamente este conflicto, La Unión de Lanús dialogó con Marisa Barromeres, de SUTEBA Lanús.

-¿Qué opinás del decreto?

-En lo personal, considero que la gobernadora ya tenía hecho este decreto y creí que lo iba a sacar luego del paro que hicimos tras las vacaciones de invierno. Si bien, todavía sigue siendo una figura fuerte con imagen más positiva que negativa, me parece que la decisión de Vidal de sacar el supuesto aumento por escrito termina siendo equivocada incluso hasta para ella misma porque se contradice con su imagen de la política del diálogo. Hace un mes que no nos convoca y denunciamos todo esto ante la Pastoral Social de La Plata, misma entidad que había actuado como mediadora en el conflicto de los trabajadores despedidos en el Astillero Río Santiago. Necesitamos respuestas.

-¿Cómo calificás la postura del gobierno?

-Considero que las autoridades actuales se manejan como una empresa privada y por eso no escuchan. Yo soy paritaria provincial y voy a las reuniones. Te sentás, te dicen que no y se terminó. No hay posibilidad de diálogo. Eso explica el decreto de Vidal. Me parece que ahí está la principal diferencia con la década de los noventa, en la cual tenías a las multinacionales como mediadoras del presidente de aquel entonces. Los de ahora son los mismos gerentes de la empresa en el poder y en una empresa privada no existe negociación posible. Esto nos está pasando, por eso no nos convocan y firman decretos. Por un lado ajustan y despiden, pero por el otro hay un 25% más de trabajadores estatales respecto a la gestión anterior, algo que no dijo nunca nadie.

-¿Cuándo fue la primera vez que comenzaron a tener inconvenientes con la actual gestión?

-El actual gobierno asumió en diciembre de 2015 y la primera movilización que le hicimos fue el 29 de ese mismo mes y en enero, por los despedidos en La Plata. Allí forjamos la primera unidad con la CTA y CTA Autónoma, la unidad en los trabajadores sindicales, que es producto de lo que vivimos en los últimos doce años. Ese tiempo nos dio la capacidad de reacción y no es que en la gestión anterior decíamos que queríamos tal cosa y nos la daban enseguida; hubo que pelearla también. A Scioli le paramos 17 días. Todo lo que conseguimos fue por una historia de lucha que ya teníamos y por movilizaciones. Le hicimos paros a Cristina y al que teníamos que hacerle. Lo que aquí ocurre es que este gobierno no escucha y ese es un gran problema.

Este gobierno no escucha y ese es un gran problema”

-¿Cómo ves la situación educativa en Lanús?

-No es muy diferente a lo que pasa en la provincia de Buenos Aires. Existe en el área de infraestructura en general una sub-ejecución de presupuesto, que se suma a la disminución sistemática del presupuesto educativo. No se hicieron las obras de Nación que se decían para 2016, 2017 y 2018. No hubo nuevos colegios, ampliación ni refacción de los que ya están. Iban a hacer tres mil jardines con el dinero de Fútbol para Todos, pero cuando se dieron cuenta que había que colmarlo de pibes y de docentes, se dieron cuenta que necesitaban mucha más plata y por eso no hicieron nada.

-¿Entonces no hubo obras en Lanús?

-En absoluto. Acá se encuentra el fondo educativo, que son fondos de Nación que van al municipio y deben usarse para las escuelas de nuestro distrito. Vas a ver obras publicadas, pero si agarrás el listado y empezás a recorrer te vas a dar cuenta que no están hechas. Es la política del marketing llevada a lo educativo. Contamos con grandes falencias y el ejemplo más grande lo tuvo el colegio de Moreno, con la muerte de Sandra y Rubén. Tras ese hecho no renunció ni siquiera el director general de escuelas.

-¿Y en cuanto a lo alimentario?

-A nivel alimentario, la municipalización del servicio quizás mejoró un poco su calidad, pero la realidad es que tenemos un problema grande con su infraestructura, es decir, con la falta de cocina y heladera. Además, se manejan con una matrícula de alumnos que es de 2016, cuando ahora tenés, incluso, a los papás que vienen con el tuper para ver si sobró algo para la casa. Esta realidad volvió a la escuela pública y no podemos dar una respuesta.

-¿Aumentó la cantidad de alumnos que dejan el colegio por estos conflictos?

-Lo que aumentó es la cantidad de alumnos que necesitan la merienda y el comedor, pero no hay respuesta. Tenemos de nuevo la problemática de la asistencia alternada en secundaria, fundamentalmente porque los pibes se tienen que quedar a cuidar a los hermanos porque los padres salieron a cartonear. Volvió el trueque, el ropero escolar, cosas que hacía un montón de tiempo que no estaban.

-¿Por qué creés que sucede todo esto?

-Responde a lo que dijo Vidal en su momento, que para qué tantas universidades si los pobres no van a llegar a ellas. Hace unos días estuve en la Expo Carreras, donde con SUTEBA tenemos un Stand, y las autoridades de la UNLa me comentaron que tienen presupuesto hasta octubre. A partir de noviembre no saben que va a pasar. Se trata de la política del vaciamiento. Así hacen ellos con todo lo que no les interesa. No te dicen que lo van a cerrar, lo dejan caer. Existía un programa en el que se realizaban actividades los sábados en los colegios para acercar a aquellos chicos que por algún motivo u otro dejaron la escuela. Se los buscaba incluir desde otra perspectiva y luego de un trabajo lograr reincorporarnos. Eso ya no existe más por la decisión política de retirarlo del presupuesto. Para nosotros, la educación es un derecho, para ellos un servicio, y como todo servicio hay que pagarlo.

Para nosotros la educación es un derecho, para ellos un servicio, y hay que pagarlo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *