El viejo sueño de Macri se reflota: buscarán aprobar la llegada de las Sociedades Anónimas Deportivas al fútbol argentino

Por Federico Arcelli.

La Asociación del Fútbol Argentino realizará el próximo jueves 22 de noviembre una Asamblea Extraordinaria, en la cual tratará el ingreso de las Sociedades Anónimas Deportivas a los clubes del fútbol argentino. Esta figura, que no se encuentra aprobada hoy en día por el reglamento nacional, sólo podrá materializarse mediante la modificación del estatuto de la entidad madre del fútbol.

Para esto, 43 asambleístas emitirán su voto para abrirle o cerrarle las puertas al capital especulativo privado dentro de los clubes, que hoy son asociaciones civiles sin fines de lucro, con un compromiso social para la comunidad. 22 son de Primera División, mientras que los restantes 21 presiden en el Ascenso y el Interior.

Para acercarse a la aprobación de las Sociedades Anónimas Deportivas, el gobierno amenazará con subir o directamente derogar el Decreto 1212, que fue implementado en 2003 y le permite a los clubes, como asociaciones civiles sin fines de lucro, realizar un aporte menor al de una empresa común y corriente (7% los clubes – 31% las empresas).

Hinchas, socios y simpatizantes de diferentes instituciones de nuestro país ya se manifestaron en contra de la privatización de los clubes y de la derogación del 1212 mediante distintas iniciativas en la calle y en las redes sociales. Los mismos clubes también se expresaron, a través de sus canales oficiales, bajo el lema “el club es de los socios”. No se descarta una movilización para el día de la votación.

En caso de aprobarse esta medida, por la cual se necesitan tres cuartas partes, requeriría, en acto siguiente, no sólo la decisión de los socios de cada club, quienes deberán encarar el tema en una asamblea propia, sino que también deberá contar con la reforma del Código Civil, en el Congreso de la Nación. El Club Atlético Lanús, por ejemplo, le cerró las puertas a la llegada de las SAD a su institución, desde la Asamblea Anual Ordinaria del 12 de noviembre de 1999.

Alejandro Marón, quien supo ser presidente del Club Atlético Lanús en tres períodos, se opuso fervientemente -tal como la historia de la institución lo indica- a la llegada de las SAD al fútbol argentino. “El proyecto de SAD es habilitar el ingreso de aquellos que vienen a buscar el rédito económico del fútbol profesional, y así evitar que se reinvierta por parte de los clubes en lo social, deportivo (amateur) y educativo”, aseguró en su cuenta de Twitter.

La privatización de los clubes del fútbol argentino es el viejo sueño de Mauricio Macri, allá por la década de los noventa cuando presidía Boca Juniors. Con la excusa de las malas administraciones de algunas instituciones, intentó convencer que la salida a aquellos problemas era el ingreso de capitales privados. El 20 de julio de 1999, una multitudinaria Asamblea Extraordinaria en el Predio de AFA en Ezeiza le dio, tal vez, el golpe político más duro a quien hoy es el Presidente de la Nación. Aquella votación por la cual se presentó su idea de privatización, perdió por 39 votos a 1 (el suyo). Emilio Chebel, quien presidía al Granate en aquel entonces, había sido el principal impulsor de los clubes en manos de sus socios, y por consecuente, adversario de Macri.

Transformar a los clubes en empresas cambiaría a los socios por clientes y aquellos deportes o actividades deficitarias (todos menos el fútbol) cerrarían por completo, debido a que las SAD solo persiguen ganancias. ¿Tendrán éxito esta vez?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *