Masivo paro nacional en repudio a las políticas de Cambiemos

Si hay algo que quedó demostrado en el último tiempo fue que el pueblo ya le dio la espalda a Cambiemos. A meses de una nueva elección presidencial, las políticas del gobierno de Mauricio Macri a nivel nacional, María Eugenia Vidal en lo provincial y Néstor Grindetti en lo local, dejan un saldo de desesperanza, aumento de pobreza, caos, desocupación y decepción en quienes los votaron. Los tarifazos en los servicios se tornan impagables y los aumentos descabellados de productos de primera necesidad como la leche, y otros alimentos, no permiten que el sueldo les haga frente. Una cruda realidad que se suma a los más de 69 mil despidos que arrojó sólo el año 2018.

El paro nacional organizado por las dos CTA, Camioneros de Moyano y el Sindicato Combativo refleja esa realidad atravesada por un cansancio generalizado y un grito que decide ponerle un freno a este camino. La jornada en Buenos Aires tuvo su horario de concentración a las 13 y el destino final de la movilización fue Plaza de Mayo, donde se cerró con el tradicional acto central.

A pesar de la ya no sorprendente ausencia de la CGT, y de las amenazas de Patricia Bullrich y Dante Sica, la cantidad de manifestantes que se acercaron fue una multitud. Según Pablo Moyano, referente de Camioneros, la medida de fuerza continuará este miércoles con la instalación de 300 populares para que «todos vean la necesidad y el hambre que tiene el pueblo». El titular del gremio, que exigió entre un 40% y un 45% de aumento para sus afiliados, aseguró que en el corto plazo se realizarán nuevas reuniones para organizar actividades con quienes entiendan que «la victoria está en la unidad».

“A pesar de los aprietes estamos acá cientos de miles que resistimos las políticas de Mauricio Macri”, aseguró el secretario general de La Bancaria, Sergio Palazzo, en la apertura del acto. En consonancia con las palabras de Moyano, consideró de vital importancia la unidad de la dirigencia opositora para derrotar al macrismo en las urnas. Asimismo, el dirigente se defendió ante las acusaciones del oficialismo: “Nos acusan de amenazar a la población y nos dicen mafiosos pero son ellos los que amenazan con sanciones, con represión y con miedo al decir que si ellos no ganan en octubre habrá caos. Pero el caos son ellos que generan desempleo, entregan la soberanía política y económica y favorecen la fuga de divisas con el acuerdo del FMI”.

Por su parte, Hugo Yasky, titular de la CTA de los Trabajadores, describió al paro como “un punto de inflexión en la tarea de la unidad del movimiento obrero que busca una central única”.

El además diputado Nacional por Unidad Ciudadana aseguró que el caos que describe el gobierno no es culpa de los trabajadores “sino de los que bajan los salario y se arrodillan ante el FMI”.

Fotos: Comunicadores del Campo Popular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *