Nicolás Russo: «El principal problema que tiene la gente es que no tiene trabajo, y Grindetti es Macri»

Por Daniel Riera.

Nicolás Russo está de buen humor y contesta todo. En su inmobiliaria de la calle Anatole France, Nicola, como le dice todo el mundo, responde sobre lo que viene en Lanús, el club que preside, sobre cómo la Macrisis afecta su gestión como dirigente deportivo, sobre los vaivenes del equipo de Luis Zubeldía y sobre su lugar en el Frente de Todos, que en el distrito lo tiene encabezando la lista de concejales que acompaña la candidatura a intendente de Edgardo Depetri.

-Empecemos hablando de fútbol y después pasamos a la política. ¿Viene algún jugador más a Lanús?

-Después de las tres incorporaciones que hicimos (Agustín Rossi, Muñoz y Abecasis), con la salida de Ribas a Rosario Central seguramente incorporaremos un delantero, que está entre Orsini y Albertengo. Estamos trabajándolo, entiendo que miércoles o jueves va a estar cerrado alguno de esos dos nombres. Y después, bueno, nos falta un volante mixto.

-¿Qué es exactamente un volante «mixto»?

-Alguien que marque y juegue también, que tenga las dos características.

-Lanús estaba en el horno hasta que llegó Luis Zubeldía y levantó, pero después quiso pelear un poco más arriba y no le dio el piné. ¿Cuál es tu balance del último año futbolístico del club?

Lamentablemente teníamos cuatro o cinco equipos que estaban por encima de nosotros. Cuando nos tocó jugar con esos equipos, perdimos»

-Lanús no estaba ni tan mal ni tan bien. Pasa que el fútbol tiene rachas que son complejas. Llegó Luis y el cambio de cabeza, algunos detalles que aportó él y con su sapiencia lo logró dar vuelta. La realidad es que, como bien decís, el equipo llegó a estar en una posición de expectativa y lamentablemente con nuestro nivel teníamos cuatro o cinco equipos que estaban por encima de nosotros. Y bueno, cuando nos tocó jugar con esos equipos, perdimos. Ahora, con los refuerzos que estamos trayendo apuntamos a mejorar la campaña anterior, que a mi entender no fue mala porque nos clasificamos para la Copa Sudamericana.

-En este momento de crisis, ¿se mantiene el reclamo del respeto de un estilo futbolístico o Lanús va a jugar a lo que pueda?

-No, no es un tema de estilo acá, son las características de los jugadores. Lanús acostumbra ir a buscar los partidos y eso va a estar también, pero tampoco podemos descuidarnos atrás. Yo el mejor Lanús que vi en toda mi vida fue el de Almirón, que tenía jugadores de una característica muy ofensiva, cambios de ritmo y demás. Entonces por ahí defensivamente dabas unas ventajas, pero tenías jugadores como Gómez, Braghieri, el otro Gómez (José Luis), Maxi Velázquez… Entonces las ventajas que dabas atrás las suplías con el prestigio y la calidad de los jugadores.

-¿Cuál es el plan: salvarse del descenso o pelear arriba?

Lanús es siempre igual: quiere estar entre los cinco o seis primeros»

-Lanús es siempre igual: quiere estar entre los cinco o seis primeros. Después, cuando termina el campeonato podés quedar primero o segundo, o si te aflojás como nos pasó en este torneo, terminás noveno o décimo, como nos pasó en este torneo. Pero la apuesta es quedar entre los cinco o seis primeros. Después, faltando cinco fechas, la calidad de los jugadores te define la posición en la que vas a estar.

-¿Por qué se fue Ibáñez?

-El técnico no estaba conforme deportivamente, al igual que ocurrió con Sara. Entonces apareció una propuesta de Patronato e Ibáñez fue a préstamo. Si está en un buen nivel, seguramente volverá a Lanús y si no volveremos a hablar con él.

Hoy te diría que De la Vega se queda en Lanús»

-¿Y De la Vega se queda o se va?

-Hubo una propuesta muy concreta del Genoa de Italia, que aceptamos pero que después no se llegó a plasmar en los papeles.Hoy te diría que se queda en Lanús.

¿Cuánto te pueden dar por un jugador de la Primera de Lanús? ¿Cinco millones, seis millones? Ahora te dan el doble por un pibe.

-Cuando el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, dijo que De la Vega era el sucesor de Messi, seguramente además de ser un orgullo para el jugador le debe haber subido bruscamente la cotización. Por el otro lado, los socios, los hinchas, nos preguntamos cuánto tiempo lo vamos a poder disfrutar. ¿Cómo hacemos para que la gente pueda disfrutar de los jugadores que forma el club en lugar de ser una fábrica de pibes?

-Estamos ante un problema, está bien la pregunta. Salvio estuvo un año y medio en Lanús y después terminó jugando varios años en Europa. Era muy difícil retenerlo, pero era otro momento del país y un tiempo lo pudimos hacer. Hoy cambió totalmente el tema. Por ejemplo, en la Sub 17 hay cinco pibes que juegan muy bien. Cuando te ponen el ojo en un jugador de esos y vienen 10, 12, 15 millones de euros, yo creo que no llegan ni a disfrutar en Primera. ¿Cuánto puede costar un jugador de la Primera de Lanús? ¿Cinco millones, seis millones? Ahora te dan el doble por un pibe. Entonces, por más que vos digas “No necesito el dinero y quiero hacer el esfuerzo de retenerlo”, por ahí un chico que ni siquiera jugó en Primera le aseguran en cinco años de contrato 3 4, 5 millones de dólares. Entonces es imposible. Los mercados están tan duros y de hecho los clubes de altísimo nivel de Europa ahora no vienen a buscar los jugadores de altísimo nivel que están jugando en la Argentina porque esos ya se fueron, ya se los llevaron antes. Fijate qué jugador de los que están jugando en Primera va a equipos top de Europa. Ninguno. El fútbol argentino se acható para abajo. Y a estos pibes, si te los viene a buscar cualquiera de los 20 clubes más importante del mundo, es imposible retenerlo.

-Es un poco triste…

-Y sí, pero es lo que indica la economía del país. Un club como Lanús cobra entre 2 millones y medio y tres millones de dólares por año de televisión. Yo creo humildemente que Lanús es más que el Leganés si los comparamos, pero el Leganés en España cobra 49 millones de euros por año de televisación. 55 millones de dólares. ¿Cómo competís con eso? Ni hablar de Real Madrid, Barcelona, los que son …

-Con la caja chica se te llevan un pibe...

-Es tremendo. Ponele que como club decís “no lo vendo”, ¿cómo contenés al jugador? Mirá Boca: un chico que ni jugó, Salerni, lo quería retener y lo terminó vendiendo.Y ellos tienen un presupuesto 20 veces mayor que el de Lanús. Es difícil y la situación del país lo complica mucho también.

Suponíamos que la Superliga venía a socializar al fútbol argentino, y fue todo lo contrario, porque profundizó las diferencias»

-¿En qué benefició y en qué perjudicó la Superliga a Lanús?

-Creo que más que a Lanús, la Superliga perjudicó al fútbol argentino. Cada vez es más difícil que un club de los denominados “chicos” o medianos tenga la posibilidad de acceder a un campeonato. Y bueno, al estar Boca o River 20 a 1 con respecto a un club como Lanús, los dirigentes suponíamos que la Superliga venía a socializar el fútbol argentino, y fue todo lo contrario, porque profundizó las diferencias.

-¿Y por qué se produjo ese error de cálculo? ¿Por qué pensabas que iba a pasar A y pasó B?

-No sé por qué. Por ahí hay un mal manejo. Hay una mesa directiva que tiene siete dirigentes y cinco son de los clubes grandes. Hay cosas que no las están haciendo bien. Se va a tener que cambiar esto porque es inviable cómo están funcionando los clubes hoy.

-¿Qué los hace inviables? ¿Los ingresos por televisión son pocos?

-No, la televisión y los demás ingresos. La presión impositiva que tenemos los clubes, las tarifas, los sueldos que tienen los jugadores… Lanús tiene un déficit operativo de cinco millones de dólares por año que lo paliamos con ventas, por eso uno produce jugadores de inferiores… En una situación parecida están todos los clubes.

Lanús paga 760 mil pesos de luz por mes. Es imposible»

-¿Y los servicios, el gas, la luz? ¿Cuánto paga Lanús? ¿Los clubes tienen alguna clase de exención?

-Nada. La anterior gestión mía arrancó en enero de 2016 y pagábamos 95 mil pesos por mes de luz. Hoy pagamos 760 mil por mes. Es imposible. Con la recesión que hay en el país, la gente no tiene laburo, y deja de pagar la cuota social del club y deja de pagar las actividades porque, bueno, esto es esparcimiento, recreación, deporte. Estamos muy complicados…

La gente va a cambiar el rumbo del país con su voto, y ahí Lanús va a tener mejores ingresos»

-El básquet lleva dos años seguidos a punto de ascender. Cuando estuvo en la Liga Nacional se salvó del descenso y vendió la plaza. Si vuelve a ascender, ¿qué van a hacer?

-Justamente se acaba de ir de acá, antes que vos entraras, el presidente de básquet. Estamos gestionando una plaza en el TNA porque se abrió una posibilidad y Lanús quedó en la puerta de ascender. Si eso se llega a dar vamos a hacer lo posible luego por llegar a la Liga Nacional y quedarnos. En Lanús el básquet es muy importante, es el segundo deporte del club. De hecho en la década del 70 éramos la capital nacional del básquet. Entiendo que apostamos a que cambie la situación económica. No es casualidad que en diciembre de decidimos vender la plaza en 2016, cuando arrancó la gestión de Macri, porque la situación económica que se venía en la Argentina era muy grave. Y no le erramos. Lanús hizo severos ajustes en diferentes áreas , entre ellas el básquet, por eso tiene deuda cero hoy, pero no está exento de la crisis porque la situación del país es muy complicada. Creemos que en diciembre la gente va a cambiar el rumbo político, social y económico del país con su voto, y ahí el club Lanús, como todos los clubes, va a empezar a manejar otros ingresos. Si el club tiene ingresos razonables, el básquet puede estar sin problemas en la Liga Nacional.

Si no le ganábamos a San Lorenzo en cuartos de final de la Libertadores, no teníamos para pagar los sueldos»

-Lanús llegó con tu gestión a pelear la final de la Copa Libertadores y también con tu gestión quedó cerca de los promedios del descenso. Se fueron 19 jugadores, vos dijiste que no había más remedio. Pasó un tiempo de eso, no es que estemos libres del todo, pero estamos un poco más holgados… ¿Cuál es tu balance, ahora que pasó un tiempo, de las decisiones que tomaste entonces? ¿No había una solución intermedia?

-No, no había una solución intermedia. Lo de Sand lo dije públicamente: fue un error no haberle renovado. Entonces a José le quedaban seis meses de contrato y él quería la renovación ya. Entendíamos que no era el momento porque estábamos en un momento de ajuste del plantel. Él tenía una cláusula de salida gratuita, tuvo una propuesta muy buena y se fue… Evidentemente si Sand estaba hubiésemos hecho más goles y una mejor campaña. Pero más allá de ese error hicimos lo correcto. El hecho de ganar tres campeonatos, jugar la final de la Copa Libertadores, más el déficit operativo que tiene el club, genera agujeros importantes en lo económico.Nosotros nos desprendimos de todos esos jugadores y después de un año y medio en que no hicimos grandes erogaciones el club está en cero. No tenemos deuda pero tampoco tenemos un peso. Imaginate si no hubiésemos vendido a los jugadores: estaríamos 10, 12 millones de dólares abajo pagando intereses con una crisis tremenda, y este es un club que tiene 700 empleados. Yo recuerdo que si no le ganábamos a San Lorenzo en cuartos de final de la Libertadores no teníamos para pagar los sueldos al otro mes. Ganarle generó un ingreso de Copa que lo bicicleteamos para pagar después. En un club como Lanús, que tiene 700 empleados y un déficit operativo importante, las decisiones no las tenés que tomar con el corazón, las tenés que tomar con la cabeza. Seguro que a la gente o al hincha común le interesa ganar, tener al equipo ahí, ver a las figuras… La realidad es que hay momentos en que se puede y momentos en que no se puede. Vino este proceso en el que nos vamos reacomodando, hay un proceso de inferiores muy bueno. Yo hace dos años dije que nos iba a pasar esto, que nos quedaba hasta 2021 y después venía una camada de jugadores muy buena a la que había que darle lugar… Y bueno, venimos trabajando muy bien eso: no es casualidad que hayamos salido las cuatro categorías, 6ta, 7ma, 8ava y 9na campeonas, porque el material es de lo mejor que hay en el fútbol argentino. Yo estoy conforme. Seguro que no es lindo que te puteen en la cancha porque la gente quiere ver ganar siempre al equipo y se acostumbra al jamón crudo, entonces cuando toca la mortadela empiezan los problemas, pero la realidad, te repito, es que como dirigente tenés que pensar con la cabeza y no con el corazón.

Hay que terminar con este gobierno neoliberal y no hay otra forma que con el peronismo unido»

-¿Estás contento con la unidad del peronismo? Según recuerdo, vos la proponías desde bastante tiempo antes que Sergio Massa…

-Sí, la verdad que sí estoy muy contento. Hay que terminar con este gobierno neoliberal y no hay otra forma que con el peronismo unido. Y estando unidos tenemos que hacer las cosas bien porque hay un aparato muy fuerte en contra de los gobiernos que vienen a cambiar la realidad de los países sudamericanos. Así que creo que se ha dado un buen paso, y si hacemos las cosas bien entiendo que en diciembre se van a recuperar la Nación, la provincia y el distrito de Lanús.

-¿Cómo te llevás con los otros actores, como Edgardo Depetri, el candidato a intendente, o Julián Älvarez? ¿La unidad es sólida o está prendida con alfileres?

-No, la unidad es sólida. Abarca más del 90 por ciento de lo que es el peronismo en Lanús. Están el PJ, el Frente Renovador y la Unidad Ciudadana, y quienes no están de acuerdo han podido presentar otras expresiones y seguramente estaremos todos juntos después del 11 de agosto y todos juntos vamos a ir por el municipio de Lanús. Acá lo importante es que gane el peronismo, no es un tema de nombres ni de ubicación en la lista.

Acá el principal problema que tiene la gente es que no tiene trabajo. Y Grindetti es Macri»

-¿Cómo caracterizás a la gestión de Grindetti?

-Yo creo que ahondar en lo local es complejo. Acá el principal problema que tiene la gente es que no tiene trabajo, y Grindetti es Macri. Los comercios están cerrando, las Pymes están con la misma problemática, no se generan recursos para el distrito, porque las Pymes no tienen apoyo logístico ni ideológico para producir más y exportar más. Lo mismo ocurre con los comercios, que tienen una problemática muy difícil. Las tasas en el municipio son altísimas: los comercios están agobiados por las tasas municipales, porque han sufrido un aumento tremendo. Es una gestión que recibió mucho dinero de Nación y Provincia, pero también se ha endeudado mucho. De hecho, solamente con el Banco Provincia el municipio tiene compromisos por más de 360 millones de pesos que va a tener que afrontar la gestión que viene, que se han utilizado para pavimento y Led. Yo creo que de una vez por todas hay que apostar a lo que no se ve. El 30 por ciento del distrito no tiene cloacas y estamos a 15 minutos del obelisco. Es algo que prometió esta gestión pero la gente no la ve. Yo vivo en Ituzaingó y Madariaga y no tengo cloacas. Grindetti prometió el 100 por ciento de cloacas. yo dije que eso era imposible y así fue. Después la inseguridad tampoco cambió nada. Somos el tercer distrito con mayor inseguridad en la provincia de Buenos Aires. Evidentemente esta gente no tiene la capacitación suficiente.

Estamos dentro de un proyecto nacional y popular que apunta a que las cosas cambien de manera radical»

-¿De qué vas a hablar en la campaña: de política nacional o de política local?

-Lo nacional influye mucho. Cuando la gente no puede comer, no tiene trabajo, tenés un comercio y lo tenés que cerrar o tenés que acudir a tus ahorros de años para no cerrarlo y después lo terminás cerrando igual, o tenés una Pyme y tenés que echar gente… esos son los problemas que tenemos que resolver. El tema de la seguridad… Son cosas que tenés que atenderlas en forma urgente. Seguro que desde lo local es un distrito que tiene muchos problemas en materia de salud, de parquización, de embellecimiento del distrito, en materia deportiva, hay muchas cosas por hacer… Nosotros estamos dentro de un proyecto nacional y popular que apunta a que las cosas cambien de manera radical.

¿El acuerdo que se hizo entre los distintos sectores del peronismo a nivel legislativo tiene algún correlato a nivel ejecutivo… ? ¿Se habló, por ejemplo, de qué lugar ocupará el Frente Renovador en un eventual gobierno de Depetri?

-No, nosotros no hicimos un acuerdo legislativo sino un acuerdo de proyectos. Lo que queda claro, y con Edgardo lo hablamos, es que cada sector va a aportar sus mejores hombres para gobernar el distrito. Pero después siempre la palabra final la tiene Edgardo, que va a ser el intendente.