Masivo acto en Lanús respaldó la candidatura de Depetri

Edgardo Depetri tuvo el acto soñado por cualquier candidato que pretenda ser intendente de su distrito. Más de 5000 personas, en un Microestadio de Lanús lleno de bote a bote, por militancia y por independientes, apoyaron su postulación de cara a las paso del 11 de agosto. Pero no sólo eso: Máximo Kirchner se hizo presente y cerró el acto para dejar en claro su respaldo, y el candidato a gobernador del Frente de Todos Axel Kicillof lo hizo desde un video. El intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, la candidata a intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, los diputados nacionales Luana Volnovich, Wado De Pedro y Victoria Donda, entre otros, también hicieron explícito su respaldo. En el acto se presentó la lista completa que acompaña a Depetri en las PASO, encabezada por Nicolás Russo, presidente de Lanús y referente del Frente Renovador en el distrito. Russo, visiblemente conmovido, fue el primer orador de la noche.

A su turno, Russo recordó que en el Microestadio de Lanús lanzó su candidatura presidencial Néstor Kirchner en febrero de 2003 y dijo que «en este estadio arrancaron 12 años de alegrías para todo el pueblo argentino». Russo celebró la unidad del peronismo y castigó duramente a Grindetti. «Nos han mentido y nucho», destacó». Russo pegó duro marcando los enormes contrastes entre las promesas de Grindetti y los hechos reales, entre la promesa de cloacas para el 100 por ciento de los lanusenses y la realidad de que apenas el 60 por ciento de los vecinos las tienen, y recordó las calles que se inundan constantemente por desagües mal hechos. También aprovechó para recordar irónicamente la promesa de hacer jardines de infantes con el dinero del Fútbol para todos y cuestionó «las tasas municipales que agobian a los vecinos y a los comerciantes».

Russo abraza a Depetri, ante la atenta mirada de Máximo Kirchner, Jorge Ferraresi y Mayra Mendoza.

Después de Russo habló Victoria Donda, quien celebró la unidad y dijo «Gracias por permitirme hablar en una de las ciudades icónicas peronistas que supo ser uno de los motores de la provincia de Buenos Aires y durante el neoliberalismo fue llevada al desempleo. Donda señaló que «Muchos de los que estamos acá vinimos de distintos lugares, pero tenemos una característica común: nos reencontramos en la calle», y recordó «la maldita reforma previsional que quiso borrar una de las mejores cosas que nos dejó el gobierno de Cristina: la jubilación de las amas de casa». Fue bien explícita en su respaldo a Depetri cuando dijo: «Yo estoy segura de que elegimos al mejor de nosotros para recuperar Lanús».

Depetri agradeció a «los compañeros que pudiendo ser candidatos apostaron a la unidad» y se preguntó «¿Adónde está la gestión de Grindetti cuando cerró Cofco, la aceitera de Nidera, y echó a 300 trabajadores?»

«Lanús es el corazón industrial de la provincia de Buenos Aires y Lanús tiene que aportar a un proyecto nacional de pleno empleo», fue claro. «¿Adónde está María Eugenia Vidal, adónde está Grindetti cuando vemos nuestras salas comunitarias abandonadas por la pobreza y la miseria, que hacen el marketing de que le arreglan la guardia pero no hay pediatras y no hay remedios?», se preguntó. «¿Adónde están Vidal y Grindetti cuando los trabajadores de la educación se cansan de denunciar que hay 3mil pibes que no tienen gas y están estudiando pasando frío?»

«Algunos se creen que entrando como sheriff en las barriadas o metiendo presos pibes por portación de cara se resuelve el tema de la inseguridad», ironizó. «Yo sé que él municipaliza la elección porque esconde a Vidal y esconde a Macri. Nosotros la vamos a nacionalizar, porque tenemos cosas que defender, cosas que decir. No estamos proponiendo nada nuevo. Esto ya lo hicieron el General Perón y la compañera Evita (…) y ya lo hizo alguien que llevamos en el corazón, el compañero Néstor Kirchner, y la compañera Cristina Fernández de Kirchner».

Depetri, Máximo y Russo.

Cerró el acto Máximo Kirchner. «El 27 de octubre se van. Vamos a poner de pie a la Argentina. Apostemos al trabajo, a la creatividad, a la educación, a la ciencia, a la tecnología. Ese es el camino de la libertad. Ese es el camino de la Argentina para que en el seno de su pueblo vuelva a reinar el amor y la igualdad», señaló, al final, tapado por la euforia de la militancia.

Máximo había empezado elogiando la gestión de Russo al frente del club Lanús y la inserción del club en la comunidad, a la que destacó como «un buen ejemplo para que las sociedades anónimas no hagan pie en el fútbol argentino y los clubes sigan siendo lo que son».

Máximo habló de lo que significa tener un país sometido por las políticas del Fondo Monetario Internacional. «Cuando a fines del 2005 el gobierno de Lula y el gobierno de Néstor acordaron cancelar la deuda con el FMI no fue simplemente una cuestión ideológica, fue una cuestión pragmática. Una manera de ganar la independencia para sacarse la bota de encima del FMI y poder pensar la política para la gente. Necesitamos que la Argentina diseñe su políticas económicas en la Casa Rosada y no en Washington, donde queda el Fondo Monetario internacional, porque resulta que vienen un par de gringos con corbata que no pisaron Chingolo, Catán ni Laferrere a decirnos cómo tenemos  que manejar el país. Tiene que tener un poco de amor propio el presidente y entender que tenemos que buscar la solución entre todos y todas».

Al mismo tiempo se rió de la gobernadora María Eugenia Vidal y de sus excusas para justificar el aumento de la desocupación en su país y en su provincia. «Vidal dijo en estos días que la desocupación había crecido porque había crecido la población. Con todo respeto, yo no creo que la gobernadora esté mintiendo deliberadamente porque gente viene naciendo hace miles de años en el mundo y en la Argentina. Pero analicemos: la Argentina en el 2003 tenía unos 34 ó 35 millones de habitantes y la desocupación que tenía según el FMI era del 17.1%. En 2015, éramos 43 millones de argentinos y según el FMI había 10 puntos menos de desocupación y 8 millones de personas más. Entonces, gobernadora, esto requiere más seriedad, mejores asesores o un mejor coaching», sostuvo.

“Les pido que ayuden a Edgardo, a Veronica, a Axel, a Cristina y Alberto para construir la mayoría política necesaria para que los argentinos recuperemos la fe y la esperanza en el pueblo”, concluyó.