Guillermo Burdisso, ya recuperado, se ilusiona con ganar cosas importantes en Lanús

La vuelta al fútbol siempre es una buena noticia para un jugador. Pero es aún más importante cuando ese problema no es una lesión muscular, sino un inconveniente que pone en peligro la continuidad de la carrera deportiva. Este fue el caso de Guillermo Burdisso que, tras una arritmia cardíaca, tuvo que dejar las canchas durante seis meses. Pero el futbolista ya se encuentra dado de alta y con la ilusión en grande luego de su llegada a Lanús, que está a tan sólo un punto del líder Argentinos.

«Voy a seguir peleando así me digan que no una, dos o tres veces. El tema es estar convencido de volver a jugar. Nunca hay que bajar los brazos», afirmó Burdisso hace unos meses en plena etapa de recuperación. Finalmente su deseo de retorno se dio con éxito.

La firma del contrato de Guillermo Burdisso con Lanús se produjo el sábado pasado por la mañana en el predio de AFA, en Ezeiza, donde el Granate realizaba su preparación física. Su posición es la de defensor central, tiene 31 años y es el hermano menor del reconocido futbolista de Boca y la Selección Argentina, Nicolás Burdisso. Debutó en el Porvenir y pasó, entre tantos clubes, por Central, Boca, Arsenal e Independiente.

Se trata de la segunda incorporación del equipo dirigido por Luis Zubeldía, teniendo en cuenta que días atrás selló su firma el mediocampista Fernando Belluschi.