#NiUnaMenos adhirió al paro de la CGT: el documento feminista contra el ajuste del Gobierno

El colectivo #NiUnaMenos adhirió al paro nacional de la CGT y cuestionó duramente el plan de ajuste del Gobierno. Aquí, el comunicado completo del movimiento de mujeres.

Paro general por el aborto legal: las calles son nuestras

El feminismo reinventa la calle, la hacemos propia, cada vez que la tomamos. #NosotrasParamos para habitar el mundo que queremos ahora mismo.

El feminismo reinventa el paro, lo hace propio, y lo ensancha para contener todas las formas de trabajo y de producción de valor, más aún cuando no son remuneradas, ni reconocidas, ni formalizadas.

#NosotrasParamos y hacemos del paro una herramienta radical. Paramos contra la precariedad de nuestras vidas y paramos por el aborto legal porque reclamamos autonomía para nuestros cuerpos, para nuestras decisiones vitales; porque a la clandestinidad no volvemos más y al silenciamiento de nuestras luchas tampoco.

Paramos y no nos quedamos en nuestras casas, metidas adentro. Paramos y volvemos a la calle, nos abrigamos en nuestras exigencias y ponemos en común cuidados colectivos porque de eso también se trata reclamar por el aborto legal. Nos amparamos entre todas: el grito de las adolescentes es también la demanda de las que, desde las periferias urbanas, narran en su propia voz lo que significa abortar en cada situación y en cada territorio.

 #CorridaFeminista #VivasLibresYDesendeudadasNosQueremos

La marea verde que ocupó la ciudad y que arrancó media sanción en la Cámara Baja se nutre de la calle, de las asambleas que se multiplican acá y allá, de los pañuelazos en todos lados, de la conversación y el rumor en cada lugar de trabajo y en cada escuela. La marea verde es feminista porque sabe de los cuerpos en la calle. A la corrida feminista quisieron contraponer la corrida verde de la especulación financiera del dólar. Sabemos que la fuga del dólar no es más que una herramienta de disciplinamiento financiero: así nos quieren empobrecidas, endeudadas, atemorizadas y obedientes. Pero la insumisión arde en nuestros cuerpos y estamos listas para seguir habitando la calle. Frente al paro pasivo que propone la dirigencia sindical, nosotras estamos movilizadas. Hacemos casa feminista sobre el asfalto y fiesta colectiva entre conversaciones y ollas populares, sin más orden que ese que propone el abrigo compartido, el baile militante, el ir y venir de una carpa a la otra para el abrazo y el encuentro con los múltiples sentidos que se albergan en nuestras demandas y en las distintas tonalidades y lenguas que las enuncian.

#PolíticaFeminista #NosMueveElDeseo

El movimiento feminista estando en la calle abre el mundo de lo posible. Instala una indeterminación radical en el corazón de la política del cálculo y desborda las negociaciones de cúpula, que pretenden acumular nuestra fuerza en su provecho. Nuestra fuerza acumula a nuestro favor, a favor de la libertad y de esta autonomía que construimos juntas, emancipándonos a la vez de la violencia patriarcal y de los fundamentalismos disciplinadores. Hacemos política feminista cuando estamos para nosotras y eso se traduce en potencia colectiva. Hacemos política feminista cuando convertimos la ciudad en una fiesta. Hacemos política feminista cuando nos mueve el deseo de cambiarlo todo: nuestra forma de amar y el modo en que hacemos política y denunciamos la especulación financiera; las formas de habitar la calle y de revolucionar nuestras casas, nuestras camas y cada lugar de trabajo, de estudio y de organización.

El #25J volvemos a la calle por el #AbortoLegal #ParoGeneral para cambiarlo todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.