Desidia municipal: el auto robado que ya es parte del paisaje de Villa Obrera

Es un Fiat Uno con patente SCI 802. Una noche apareció en la calle Pergamino, entre Guido y Eva Perón, al lado de la escuela Teatro Abierto. Le falta la rueda izquierda delantera: se mantiene en pie gracias a un cricket precario. Otra noche le rompieron el vidrio derecho delantero. Los vecinos están preocupados. Hicieron denuncias a la policía y a la municipalidad. Quien esto escribe sabe de la existencia de, al menos, tres. Nadie les prestó atención. El auto atrae a los delincuentes: cualquier noche de estas, un vecino se puede encontrar con alguien depredando el vehículo en la puerta de su casa. El año pasado, los delincuentes habían adoptado esa cuadra, en la misma mano, más o menos a la misma altura, para dejar autos robados de tanto en tanto: quedaban allí uno o dos meses hasta que desaparecían y alguien o “alguienes” ponían otro. Durante un tiempo parecieron haberse retirado, o al menos mudado de barrio. Ahora volvieron, y dejaron ese Fiat Uno SCI 802, sin una rueda delantera. Ya va para un mes y nadie se hace cargo. Tal vez esta nota despierte la sensibilidad de algún funcionario, policial, municipal o las dos cosas. O tal vez no, quién sabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *