Se aprobó por unanimidad la ordenanza de regulación de los centros culturales

Por Federico Arcelli.

La jornada se desarolló en la mañana de hoy, en el Concejo Deliberante de Lanús, donde la nueva ordenanza municipal, relacionada con la regulación de los centros culturales, se aprobó por 24 votos, es decir, la totalidad del recinto. Este proyecto, que en principio había sido presentado por el oficialismo, contó con una serie de modificaciones de la oposición (Unidad Ciudadana), que atendieron a los reclamos y necesidades impulsados por los más de veinte espacios que conforman el Frente Cultural de Lanús. Entre ellos, considerar que los permisos para los centros culturales no tengan las mismas exigencias que un comercio, y otorgarles legitimidad para el desarrollo de sus actividades.

Esta resolución favorable para la cultura local llegó días después de la clausura del centro cultural “El Barrio Cultural” de Remedios de Escalada, cuando el 16 de julio ingresó  al lugar un inspector municipal acompañado por diez policías armados. Aquel suceso se había generado en el pleno marco de la negociación de la flamante ordenanza, por lo cual el Frente Cultural del distrito se organizó y le exigió respuestas al intendente, al entender este atropello como una contradicción a lo que se venía conversando por otro lado.

El concejal del bloque Unidad Ciudadana-FPV, Leandro Decuzzi, destacó en su discurso la iniciativa del edil oficialista Lucas Folino en la búsqueda de un consenso para la votación, pero comentó: “detrás de esta ordenanza está el cómo la lleva a cabo el poder ejecutivo para cumplirla. La normativa, además de fomentar la creación de nuevos espacios, tiene que cuidar la fuente laboral. Le pedimos al gobierno sensibilidad porque detrás de esta ordenanza hay puestos de trabajo de compañeros y compañeras que buscan a través de estos esfuerzos salir de la tormenta propulsada por la crisis”.

Si bien se puede llegar a considerar una ordenanza perfectible, tanto el seno del Frente Cultural como Unidad Ciudadana la destacan como “una conquista arrancada a un gobierno de derecha que estigmatiza y persigue a todas las expresiones organizativas de los sectores populares. En este caso a la cultura popular y el trabajo autogestivo”.

La ordenanza:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *