La hermana de la chica que se “suicidó” con el dedo gordo del pie acusa al cuñado: “Estaba apurado por cremarla”

Por Daniel Riera.

El caso no cierra por ningún lado. Celeste Belén Grippo Martínez se “suicidó” el 29 de mayo del año pasado en su departamento de Valentín Alsina, de una manera por demás curiosa: disparándose un escopetazo con el dedo gordo del pie en el abdomen. Así lo creía la primera fiscal del caso, que creyó en esta extraña habilidad y en el extraño método elegido para un suicidio de parte de una joven que no usaba armas y que les tenía terror.

La historia se contó en La Unión de Lanús hace dos días: Celeste se había separado días atrás, había decidido irse a vivir a Santa Teresita,  donde vivían su madre y sus hermanas. Su esposo Víctor Nosach tenía antecedentes de violencia doméstica, incluyendo una denuncia por lesiones.  Celeste había discutido con él y con su hermano, Diego Nosach, horas antes. Nosach, casualmente, era el dueño del arma que Celeste utilizó. La carta suicida (en realidad un cuaderno) de Celeste no fue encontrada por los peritos sino que fue entregada a la Justicia dos días después por… la hermana de Nosach. Ahora la hermana de Celeste, Ángeles Grippo Martínez, decidió romper el silencio y contarle lo que sabe sobre lo ocurrido.

-Supe de este hecho apenas ocurrió. Pero la familia no quiso hablar, decían que les perjudicaba para que se resolviera la causa. Ahora cambiaron de idea. ¿Por qué?

-No habíamos hablado porque los abogados que tuvimos nos dijeron que no podíamos hablar porque decían que Nosach nos podían hacer un juicio a nosotros por involucrarlo. Los periodistas que se enteraron querían tratar el caso, pero los abogados nos insistieron que no. El primer abogado, sobre todo, era un típico machista, todo el tiempo lo defendía a él, bueno, pero ella qué hizo, ella porqué no se iba de la casa, y en ese momento, para colmo, la fiscal dijo que se disparó con el dedo gordo del pie… Mi hermana no manejaba armas, no tenía armas, les tenía terror, lo sé perfectamente porque mi papá era policía.

Celeste y Ángeles. 

-¿Cómo se enteraron de la muerte de Celeste?

.-Nos enteramos a las 3 de la tarde, por un llamado de Víctor. Nosotros nos enteramos a las 3 de la tarde, mi mamá salió apenas se enteró y llegó a las 9 de la noche. Nosotros vivimos en Santa Teresita y esto pasó en Lanús. Él prefirió llamarnos a nosotros. Podría haber llamado a la mejor amiga de Celeste, a mi papá, a mi hermano, qué vivían cerca, tenía el celular de ella, con todos los contactos, pero prefirió llamarnos a nosotros.

-¿Pensás que quería ganar tiempo?  .

-Y, sí… Ya nos había llamado a las 9 de la mañana diciendo que Celeste estaba histérica, que no lo dejaba trabajar, que le pegaba…Dijo que el domingo se había tenido que ir a la casa del hermano porque ella lo peleaba. El hermano (Diego Nosach) vive abajo, en el mismo edificio. El hermano dijo que Celeste fue abajo y le preguntó Donde esta Victor, y él le dijo No sé, qué se yo, salí, villera, y la dejó afuera. Dice que después se quedó viendo qué hacía porque la casa está llena de cámaras y él las podía ver desde su casa.

-¿Cómo que la casa está llena de cámaras?

-Sí, es así. Diego podía ver lo que pasaba desde su casa. Había cámaras de seguridad en las dos casas. Incluso más de una vez me dijo “Hablá despacio, que te pueden oír”…

-Entonces con esa cámara se podría saber perfectamente qué pasó. 

-Sí, supuestamente los tiene la fiscalía. Pero pedimos acceso a ellos y hasta ahora nunca pudimos verlosCuando estábamos a solas Celeste nos decía “hablá despacio que te pueden escuchar todo”. También hay que ver qué videos entregaron, porque parece que entregaron las horas que quisieron, no todo.

Ángeles, Mafalda y Celeste: un paseo por San Telmo. 

-¿En qué sector de la casa encontraron el cuerpo?

-Cuando él llamó por teléfono diciendo que Celeste se mató, dijo Celeste está en el baño, no quería salir… Y cómo está en el baño si la encontraron en el vestidor… Yo me supongo que la movieron. No puede ser que no haya una gota de sangre. Debajo del cuerpo de ella había, no recuerdo si frazadas o toallas. Ella fue movida desde los hombros y el cuerpo fue acomodado.Él dijo que la abrazó mucho rato, que por eso el cuerpo parece movido.  Tres personas declararon que él la estaba abrazando: la madre de él, la hermana de él y el hermano de él. ¿Cuántas horas estuvo abrazándola? Cada vez que llega alguien la está abrazando. Es una escena del crimen. ¿Los peritos la dejaron abrazarla durante cuánto tiempo?

-Él tenía una denuncia anterior por lesiones…

-Sí, yo mismo lo vi ahorcándola.

-¿Cómo?

-Ellos se habían separado varias veces . Una vez él la fue a buscar, nosotras vivíamos con mi abuela y ella me dijo que la dejemos un ratito a solas que iba a hablar con él. Cuando vuelvo la veo arriba de la mesa, y él estaba arriba de la mesa ahorcándola. Salimos con mi hermana a tratar de separarlos. Salió mi abuela a tratar de separarlos, y el empezó a pegar manotazos y la empujó a mi abuela, para que no nos metamos. Todo eso después lo contamos en la denuncia que ella le hizo. También hay un amigo de ella que dice que ella le contó que le habían pegado entre los dos, el marido y el hermano del marido. Ella se había ido a Florencio Varela a la casa de mi papá, y llegó muy golpeada. A mi papá no le dijo que la habían golpeado, sino que se lo dijo a un amigo de la infancia. que vivía al lado. El amigo le dijo ¿Sabés qué pasa? Si lo denuncio no puedo sacar a mi perra. Tengo que sacar a mi perra, tengo que sacar mis cosas. De hecho la perra de ell a hoy la tiene él.

-¿Te consta que ella pensaba irse a vivir a Santa Teresita?

-Ella ya había conseguido un trabajo acá. Se lo había prometido Carlos Mansilla, un político de la zona. Había estado acá, había vuelto a Buenos Aires a buscar a Bruna, su perrita, y se volvía. Inclusive tenía previsto ponerse más adelante un salón de belleza. Tenía hecho el curso de peluquería y el de pestaña pelo por pelo. Se había anotado también en un curso de uñas, que lo dejó pago y nunca lo empezó. Me dijo que venía para acá y se ponía a averiguar de un localcito.

-¿Cómo fue la pericia?

-Un desastre. Los peritos no estaban vestidos como para hacer una pericia. La desvistieron ahí mismo, cuando eso hay que hacerlo en la morgue. Mi hermano los vio desvistiéndola y le dijeron que se fuera, que no podía estar ahí. Él no sabía que eso no se podía hacer, por eso no les dijo nada. Le sacaron la ropa y la tiraron en una bolsa de comida para perros que había ahí mismo en la casa. No revisaron los tachos, no la cocina, ni el living, no revisaron nada. No les pidieron ni a Víctor ni el hermano la ropa que tenían. La casa del hermano, donde ellos discutieron, no la revisaron, el patio tampoco. Ahora nuestra abogada pidió una reconstrucción del hecho, pidió la ropa. Ellos presentaron algunas de las cámaras de seguridad, no todas.

-¿Y la nota suicida?

-La hermana “encontró” un cuaderno. Era un cuaderno de tapa blanda y tenía todas las hojas sueltas, todo escrito así nomas y hablaba de Víctor y de mi hermano,  como que todo lo escribió enojada. Si el lugar fue peritado, ¿cómo fue que lo encontró la hermana de él y no los peritos? A los dos días, la hermana de Víctor dice que fue a ver cómo estaba su hermano y que cuando llegó a su casa estaban Victor y la mamá buscando el anillo de compromiso de Celeste. En un momento ella va al baño y cuando va al baño ve de casualidad la valija de Celeste -entre el baño y el vestidor-, que tenía el bolsillo abierto. Y ella mete la mano de puro curiosa y encuentra el cuaderno. Dos días después lo lleva a la policía. ¡Dos días se toma para llevarlo! Hay muchos elementos para sospechar, como el interés de Víctor en cremarla.

-¿Cómo?

-Él dijo que la iban a cremar, la quería cremar rápido, estaba apurado por cremarla, y que Celeste pidió que la tiren al mar y que pidió que la cremen con una foto con sus sobrinas. ¿Cómo es, cuándo estuvieron hablando de la muerte de ella? ¿Y por qué? La fiscal le dijo en la morgue que eso no se podía hacer porque había una investigación judicial en marcha. Sino se la llevaban. La madre de él le dijo a mi papá  “No se preocupen, por la plata no hay problema”. Mi papá le dijo “Qué plata, me mataron a mi hija”. Ellos se pensaban que se solucionaba todo con plata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *