Silvio Rodriguez se presentó en Avellaneda ante más de 100 mil personas

Federico Arcelli.
Fotos: Mailén Cervera.

“Eva se enfrenta al qué dirán, firme al timón, como buen capitán”. Tal vez, la canción “Eva” haya sido uno de los momentos más emocionantes de la tarde noche en Avellaneda, con los pañuelos verdes bien altos, en una letra que empodera los derechos de la mujer. Más de 100 mil personas se acercaron para hacer historia y escuchar a Silvio Rodríguez, con entrada libre y gratuita, y la colaboración de un alimento no perecedero. En un show que duró casi dos horas y media, el trovador cubano repasó su último disco y sus éxitos consagrados a lo largo de su vasta trayectoria musical. Una jornada para encuadrarla y dejarla en la mesita de luz, con la intención de no olvidarla más.

“Bienvenidos, bienvenidas, bienvenides a la ciudad de Avellaneda, la cuna de la resistencia”. Así recibió la periodista y conductora, Cyntia García a quienes se acercaron a disfrutar del día. Fueron muchas las sensaciones que circularon por el lugar, donde la mayor cantidad de versos cantados y festejados se la llevaron los clásicos “La Maza”, “Ojalá”, “El Necio” y “Ángel para un final”, en el cierre del concierto. Previamente, el escritor Atilio Borón recitó cuatro escritos populares de su autoría.

Antes del inicio, diversos stands de comida y culturales le pusieron el tono a la jornada con sus propuestas. Por fuera de lo musical, los presentes se solidarizaron con Cuba ante el bloqueo histórico ejercido por Estados Unidos, con afiches, pancartas y pasacalles. El evento se desarrolló en el marco de la semana argentino-cubana de la cultura.

Tocaron como teloneros Patricia Malanca, Cecilia Todd, Bruno Arias y Emiliano de Río. En su gira, a Silvio Rodríguez lo acompañaron en el escenario Rachid López en guitarra, Maikel Elizarde en el tres, la flautista y clarinetista Niurka González, Oliver Valdés en batería y percusión, Jorge Reyes en contrabajo, Jorge Aragón en piano y Emilio Vega en vibráfono.

Diversas personalidades del campo popular artístico, cultural y político dieron el sí con su presencia. Tal fue el caso de Tati Almeyda y Nora Cortiñas, Madres de Plaza de Mayo; actrices como Victoria Onetto; y dirigentes de Unidad Ciudadana como Mayra Mendoza, Wado De Pedro, Martin Sabbatella y Miguel Funes, entre otros.

Silvio Rodríguez demostró estar más intacto que nunca, a pesar de su edad. Pero sobretodo, muy necesario, ante la avanzada neoliberal en América Latina, a horas del triunfo de Bolsonaro en Brasil. Una voz, una caricia y un refugio que sirve para recargar fuerzas y tomar carrera, con la mente puesta en volver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *