Vecinos y comerciantes denuncian que La Lanusita se está convirtiendo en un basural y el municipio no se hace cargo

Por Analía Serrudo.

La zona centro de Lanús Oeste, donde se ubica el polo gastronómico conocido como «La Lanusita» tiene serios problemas para la recolección de residuos de los locales ubicados sobre la calle Del Valle Iberlucea. Vecinos y comerciantes denuncian al municipio por no tomar las medidas necesarias para el correcto funcionamiento.

El problema viene desde el año pasado, aunque se incrementó desde diciembre hasta la fecha. Debido al comienzo del verano las cervecerías, restaurants, y cafeterías aumentaron su público. El mayor conflicto está en la cuadra más transitada por el público: Iberlucea entre Aristóbulo del Valle y José María Moreno, la que concentra más locales y más clientes. Los servicios de recolección parecen no dar abasto a recolectar al aluvión de basura.

Los vecinos se quejan de la suciedad, el olor y las posibles plagas que podría traer la cantidad de basura dentro de los basureros municipales. Para colmo, mucha de la basura se encuentra desparramada en la calle. Por eso decidieron juntar firmas y se acercaron al municipio en búsqueda de una respuesta.

Enrique, encargado de toda la vida del edificio de Llavallol al 106, está indignado con la situación y por no haber obtenido una respuesta concisa del gobierno municipal: “No nos dieron respuestas, juntamos más de 60 firmas de vecinos de la cuadra para que los basureros de Covelia que puso el municipio sean utilizados solo por los vecinos y que cada comercio tenga su propio contenedor. La excusa de los comercios, es que desde seguridad e higiene no los dejan tener en su vereda dicho esto, por eso utilizan el que se encuentra en cada esquina.”

Por su parte, Héctor,  encargado del edificio de Iberlucea al 2790, dice: “Todo se dio a raíz del crecimiento de la cuadra y especialmente previo a la fiestas. Pedimos que los contenedores no estén en la puerta de nuestros edificios, ya que el olor es muy fuerte y se hace imposible abrir las ventanas. Las firmas juntadas son a favor de tomar una medida para que actuén Seguridad e Higiene, pero también la secretaria de Medio Ambiente. Yo mismo levanto basura de alrededor de los cestos municipales que depositan los comercios, para que mis vecinos no vean esa situación.”

A su vez, los locales de ropa de la misma cuadra denuncian tener cucarachas dentro del mismo por la falta de limpieza: “La basura de la cuadra viene a parar a la esquina de Llavallol, donde estaba La Quintana. No queremos decir que sean todas las cervecerías las que tiran residuos acá pero si la gran mayoría, que no posee basurero propio. Desconocemos las normativas municipales, nosotras queremos una sana convivencia, entre los gastronómicos los vecinos y los locales de ropa.”

Por otra parte, cabe destacar que por este conflicto, seis locales gastronómicos estuvieron cerca de la clausura. Uno de ellos dice haber llegado a un acuerdo con el municipio: “Llegamos a un arreglo, nuestra basura la tiramos en un contenedor de Covelia, sobre Hipólito Yrigoyen a tres cuadras del restaurant. Previo a esto nos llegó la orden de no depositar basura sobre la vereda, por eso debemos comprarnos un tacho propio y dejarlo encadenado sobre Hipólito Yrigoyen. Suena un poco contradictorio pero es la solución que recibimos.”

Varias cervecerías dicen no tener una respuesta concreta por parte de quien corresponde, y además acusan a la municipalidad de no estar preparada para enfrentar estas cuestiones relacionadas con el crecimiento del polo gastronómico de Lanús. “Lo que nos dijeron luego de la reunión que tuvimos fue que depositemos la basura sobre la avenida. Es decir, ahora tenemos que pasearnos con la basura buscando un contenedor vacío, pero como mínimo tenemos que trasladarnos a tres cuadras de acá. Pensamos en asociarnos con otro local y comprar un tacho entre los dos, porque mientras tanto no podemos seguir con esta problemática afectando vecinos que además son clientes.”

Por último, los gastronómicos expresan cual sería la solución para ellos: “Esto es sencillo, además de poner más reservorios lo que tienen que hacer es cambiar el horario de recolección. Debe ser entre las 5 y las 7 am, y si es mucha cantidad deben pasar dos veces al días, una vez a la mañana y una a la noche. Las propuestas están y no se aplican. Si son inviables, entonces apliquen una medida que esté al alcance de poder lograrse.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.