La oposición impidió que se trate hoy la municipalización del UPA de Villa Jardín

La medida fue consensuada por los tres bloques de Unidad Ciudadana y el Frente Renovador, que entendían que el expediente D-00044/19 no podía tratarse de manera extraordinaria, sin antes pasar por los diferentes procesos de debates y comisiones con los sectores sociales, sindicales y de la ciudadanía en general. Asimismo, denunciaron que la municipalización de la Unidad de Pronta Atención (UPA) de Villa Jardín «es un paso previo a la privatización».

Si bien, no hay fecha para la próxima sesión, la idea es que se trate de manera ordinaria y no extraordinaria, a pesar de la urgencia del poder ejecutivo municipal para aprobar el proyecto y cerrar el acuerdo con la gobernadora provincial, María Eugenia Vidal.

En diálogo con La Unión de Lanús, Natalia Gradaschi, concejala por Unidad Ciudadana, detalló lo ocurrido. «Con el trabajo de las organizaciones políticas, sociales, sindicales y la red de Villa Jardín pudimos levantar la sesión y hacer entender que no se justificaba votar este expediente sin comisiones, de un día para el otro. Van a insistir, pero nos seguiremos oponiendo», afirmó.

-¿De qué se trata este expediente?

-Es la autorización para que Néstor Grindetti firme un convenio con la gobernadora María Eugenia Vidal, de colaboración entre el municipio y la provincia. Entendemos que se trata de un paso importante de la municipalización del UPA de Villa Jardín, que hoy depende de provincia. Anteriormente, fue la esfera de la gobernadora quien vació el lugar de insumos, de falta de personal y de vacantes. También, hay que entender que el UPA no contaba con presupuesto propio, ya que depende de una co-participación con el Hospital Evita. Hoy quieren municipalizar el UPA, como un proyecto similar al sistema educativo. Lo que no se terminó en los noventa ahora lo quieren hacer otra vez.

-¿Cuál es la respuesta del oficialismo?

-Nos dicen que va a funcionar mejor, cuando el sistema de atención primaria, que es municipal, tampoco está bien. Más allá de que hubo obras de infraestructuras, hoy en Lanús están en deuda con los vecinos porque existe falta de personal y no se trabaja sobre la prevención de las enfermedades.

-¿Cómo sería el procedimiento en caso de aprobarse?

-El municipio absorvería al UPA, y de esta manera, podrá nombrar personal, que pasará a trabajar de acuerdo al presupuesto del distrito. A su vez, las autoridades locales deberán nombrar un director asociado, que lo pagará la provincia. Con este traspaso, el UPA perderá su principal sentido que es abocarse a las urgencias y emergencias, atender la demanda, pero principalmente descomprimir la tarea del Evita.

-¿En qué desembocaría?

-Entendemos que la municipalización del UPA es una puerta a la privatización. Lo que sucede es algo planificado para que la gente que vive cerca del hospital naturalice la situación. Acá lo que tiene que hacer Vidal es hacerse cargo de los derechos que debe garantizar. Y Grindetti no ofrecer a Lanús como laboratorio para todos los ensayos de los demás. El intendente representa y pone al servicio de Vidal al municipio, a costa del sufrimiento de la gente.

-¿Ves posible que se dé marcha atrás?

-Para eso tienen que entender que esta decisión cambia de cuajo el sistema de salud tal como lo tenemos establecido. Lo que hoy están pensando es tratar rápido el tema para concretar la firma del convenio, ya que tienen el compromiso con la gobernadora de avanzar. Hoy, el trabajo articulado y las posturas firmes lograron que esto no se trate en una sesión extraordinaria y pase a la sesión ordinaria. Esperemos que los concejales oficialistas entiendan la gravedad de la situación, ya que vulnera el derecho a la salud universal y gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.