«Fidel Castro en la memoria argentina», se presenta en La Feria del Libro

«Fidel Castro en la memoria argentina» es un trabajo realizado por Julio Ferrer y Hector Bernardo que se presentará este viernes 10 de mayo a las 16:30 en la sala Julio Cortázar de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. Se trata de un trabajo que reúne sesenta testimonios, en lo que respecta a archivos y entrevistas, de distintas personalidades argentinas que conocieron a uno de los principales líderes de la Revolución Cubana.

Dentro de esas declaraciones, se destacan las palabras exclusivas de Cristina Fernández de Kirchner, Hebe de Bonafini y Estela de Carlotto.

«Nuestra idea fue realizar este trabajo, a sesenta años de la Revolución Cubana, con sesenta testimonios que den cuenta de la relación entre Argentina y Cuba», le dijo a La Unión de Lanús Hector Bernardo, uno de los creadores.

«La actividad contará con autoridades de la Embajada de Cuba en Argentina, como así también varios de los entrevistados en el libro», agregó el escritor.

Reseña del libro

Cuba, protectorado de los Estados Unidos desde su frustrada independencia de España en 1898, fue gobernada por gobiernos títeres y regímenes dictatoriales, tutelados desde Washington, y su economía manejada por los intereses azucareros estadounidenses. La mafia controlaba el juego, la prostitución y las drogas en la isla. El 10 de marzo de 1952, el ex sargento Fulgencio Batista daría un golpe de Estado, derrocando sin resistencia alguna al gobierno constitucional de Carlos Prío Socarrás. A partir de entonces, el orden dictatorial sería mantenido a sangre y fuego. Serían reprimidos violentamente los movimientos de oposición encabezados por grupos de estudiantes y partidos democráticos que habían resuelto organizarse para enfrentar la dictadura.

El 26 de julio de 1953, el abogado Fidel Castro, su hermano Raúl, Abel y Haydeé Santamaría y otros compañeros de lucha, intentaron copar el Cuartel del Moncada, situado en Santiago de Cuba, segunda ciudad de importancia en la isla. El objetivo era controlar las instalaciones, tomar el arsenal y armar al pueblo para poder llamar a la insurrección contra la tiranía de Batista y sus aliados.

El asalto fracasó desatando una masacre contra los rebeldes. Fueron asesinados 52 revolucionarios, entre ellos Abel Santamaría, segundo jefe del Movimiento 26 de julio. El resto que sobrevivió fueron detenidos y enviados a prisión, entre los que estaban Fidel, Raúl Castro y Juan Almeida. Fueron enjuiciados por el régimen poco después.

Aquel suceso marcó un antes y un después en la historia de Cuba, donde Fidel Castro demostró su talento político al pronunciar su famoso alegato de autodefensa, conocido luego como La Historia me absolverá. Este documento fue impreso y distribuido clandestinamente por toda Cuba y el exterior con amplia repercusión. Con el tiempo este alegato se transformó en el programa del Movimiento 26 de Julio (M-26-J), fundado por Castro y sus compañeros en México, en marzo de 1956.

Luego de tres años de intensos combates y luchas en Sierra Maestra y en todos los rincones del país contra la tiranía sangrienta de Fulgencio Batista, el Ejercito Rebelde encabezado por Fidel y Raúl Castro, el médico argentino Ernesto Che Guevara, Camilo Cienfuegos, entre otros combatientes, entró triunfante el 8 de enero de 1959 a La Habana.

A 60 años de esa gesta heroica, la Revolución Cubana y su matriz socialista sigue siendo considerada ejemplo de rebelión frente a la hegemonía del capitalismo mundial y foro de libertad para los condenados de la tierra. Una alternativa para importantes sectores políticos, sindicales, estudiantiles y de organizaciones armadas de América Latina y el mundo que cuestionan el orden establecido por las clases dominantes que generan desigualdades, analfabetismo y muerte.

Su líder histórico, Fidel Castro Ruz, es una figura central de las luchas revolucionarias del mundo contemporáneo, no solo porque junto a sus compañeros de batalla, liberaron a Cuba de la tiranía batistiana, sino porque su ejemplo y su ética insobornable, despierta la conciencia de los pueblos oprimidos de todo el planeta. Fidel, leyenda eterna, sigue siendo uno de los pilares del Hombre Nuevo de la Historia Moderna.

La relación de Fidel Castro y la Revolución Cubana con la Argentina se sedimenta sobre fuertes vínculos históricos. Sin dudas, uno de los lazos más importantes es la relación entre Fidel Castro y Ernesto Che Guevara, tras conocerse en México en 1955.
A partir de allí, nace una amistad fraterna y política que marcaría la vida y la historia de estos jóvenes soñadores y revolucionarios.

Fidel Castro estuvo en cuatro oportunidades en Argentina, la primera, fue en mayo de 1959, solo cuatro meses después del triunfo de la revolución. Presidía el país, el radical Arturo Frondizi, con quien luego tendría una reunión de Estado. En ese viaje a Buenos Aires, Fidel, que se alojó en el Alvear Palace Hotel, brindaría una conferencia ante la Comisión de los 21 de la OEA (todavía Cuba era parte de la Organización de Estados Americanos) en el noveno piso de la Secretaría de Industria. En ese encuentro nacería el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Los caminos de la Cuba de Fidel y la Argentina se volverían a cruzar el 25 de mayo de 1973, en la asunción presidencial del dirigente peronista Héctor Cámpora. Aunque sin la presencia del líder revolucionario, entonces Primer Ministro, la isla estuvo representada por el presidente Oswaldo Dorticós, donde también estuvo el primer mandatario chileno, el socialista Salvador Allende.

Luego, el 24 de mayo de 1974, durante su tercera presidencia, Juan Perón le envió una carta personal a Fidel Castro en manos de su ministro de Economía José Ber Gelbard, que presidía una misión oficial y de amistad argentina a la isla luego de la reanudación de las relaciones bilaterales que habían sido truncadas durante el último año de gobierno de Frondizi (1962) por presiones de los Estados Unidos.

Uno de los gestos políticos más notorios de Fidel y Cuba, fue la de recibir a exiliados argentinos que escapaban de las garras asesinas del terrorismo de Estado que asoló al país durante el períodos 1976-83. Allí se instalaron junto con sus familias, rearmando parte de sus vidas y militancias.

Fidel volvería a pisar suelo argentino en octubre de 1995, durante la V Cumbre Iberoamericana, en Bariloche.
La tercera visita de Fidel a la Argentina, que pudiera ser señalada como una de las más importantes en la historia reciente de la región, por el nuevo amanecer que acontecía en la Patria Grande, se dio el 25 de mayo del 2003. Allí Fidel presenció en el Congreso la jura presidencial del dirigente peronista Néstor Kirchner rodeado del venezolano Hugo Chávez y el brasileño Luis Ignacio Lula Da Silva. Aquella ocasión fue la primera asistencia del líder revolucionario a un juramento de un presidente argentino. Al día siguiente, estaba anunciada la palabra del Comandante en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA), pero fue tan grande la asistencia que resolvieron que Fidel, desafiando el frío otoñal porteño, hablara más de tres horas en la escalinata de dicha facultad ante decenas de miles de personas que ovacionaban a esa leyenda viviente.

La última visita de Fidel fue en julio de 2006, en la ciudad de Córdoba. También sería su última actividad internacional. Participó como invitado especial de la Cumbre del Mercosur, la primera con Venezuela chavista como miembro pleno del bloque. Luego, junto a Hugo Chávez Frías, visitó la casa natal del Che Guevara, en Alta Gracia. Y cerró sus actividades participando de la Cumbre paralela que organizó la Asociación de Madres de Plaza de Mayo en la Ciudad Universitaria, en un acto masivo, vestido con su tradicional traje de fajina verde oliva, hablando junto a Chávez ante más de 40 mil personas.

Este trabajo, reúne a 60 personalidades argentinas de distintas disciplinas de la política, la cultura, la salud y el deporte (obviamente hay muchísimos más que por razones de espacio no se encuentran) que en diferentes contextos históricos, se relacionaron con la Revolución y su Comandante Fidel Castro: Che Guevara (Archivo), Cristina Fernández (Entrevista), Jorge Ricardo Masetti (Archivo), Rodolfo Walsh (Archivo), Haroldo Conti (Archivo), Osvaldo Bayer (Entrevista), Rogelio García Lupo (Entrevista), John William Cooke (Archivo), Silvio Frondizi (Archivo), Julio Cortázar (Archivo), Gregorio Selser (Archivo), Juan Gelman (Archivo), Fernando Birri (Archivo), Fanny Edelman (Archivo), Juan Domingo Perón (Archivo), Ezequiel Martínez Estrada (Archivo), Diego Armando Maradona (Archivo), Alfredo Palacios (Archivo), Juan Martín Guevara (Entrevista), Osvaldo Soriano (Archivo), Alberto Granado (Entrevista), Stella Calloni (Entrevista), Hebe de Bonafini (Entrevista), Estela de Carlotto (Entrevista), Cecilia Rosetto (Entrevista), Carlos Calica Ferrer (Entrevista), Alberto Nadra (Archivo), Roberto Tito Cossa (Entrevista), Atilio Boron (Entrevista), Fernando Signorini (Entrevista), Carlos Aznárez (Entrevista), Jorge Timossi (Archivo), Carolina Aguilar (Entrevista), Carmen Baez (Entrevista), Beatríz Slutsky-Leonardo Wertheim (Entrevista), Rodolfo Livingston (Entrevista), María Santucho (Entrevista),
Juliana Marino (Entrevista), Juan Carlos Volnovich (Entrevista), Ana María Ramb (Entrevista), Lucía García Itzigsohn (Entrevista), El Papa Francisco (Archivo), Carlos Ulanovsky (Entrevista), Miguel Bonasso (Archivo), José Pepe Steinsleger (Entrevista), Patricio Echegaray (Archivo), Guillermo Francella (Archivo), Néstor Kohan (Entrevista), Ricardo Campero (Entrevista), Adolfo Pérez Esquivel (Entrevista), Leopoldo Moreau (Entrevista), Norberto Galiotti (Entrevista), Fernando Nadra (Entrevista), Víctor Ego Ducrot (Entrevista), Andrés Ruggeri (Entrevista), Diego Vidal (Entrevista), Juan Carlos Junio (Entrevista), Carlos López (Entrevista), Aníbal Ibarra (Entrevista), Carlos Heller (Entrevista).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.