Injusticia: la investigación que reveló el vergonzoso proceso en que se arregló la condena de Lula

Por Glenn Greenwald y Victor Pougy.

Luego de amañar el proceso contra Lula, el juez y sus fiscales hicieron todo para impedir una entrevista al líder del PT antes de la segunda vuelta electoral. El nombramiento de Sergio Moro como superministro de Justicia junto con una serie de mensajes entre los fiscales y el juez muestran a las claras que el Poder Judicial jugó para Bolsonaro.

Un enorme cuerpo de documentos secretos revela que los fiscales más poderosos de Brasil se han pasado años insistiendo en que son apolíticos mientras trabajaban para evitar que el Partido de los Trabajadores, ganara las elecciones presidenciales de 2018 al bloquear o debilitar una entrevista previa a las elecciones con el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva. La idea explícita era afectar el resultado de la elección.

El enorme archivo, proporcionado exclusivamente a The Intercept, muestra múltiples ejemplos de abuso político por parte de quienes lideraron la exhaustiva investigación de corrupción de la Operación Lava Jato desde 2014. También revela una decisión política e ideológica largamente negada. Un ejemplo evidente ocurrió 10 días antes de la primera vuelta presidencial del año pasado, cuando un juez de la Corte Suprema concedió una petición del periódico más grande del país, Folha de São Paulo, para entrevistar a Lula, quien estaba en prisión por cargos de corrupción presentados por los investigadores de Lava Jato.

Inmediatamente después de conocer esa decisión, el 28 de septiembre de 2018, el equipo de fiscales que manejó el caso de corrupción de Lula, que pasó años negando con vehemencia que estaban impulsados por móviles políticos de cualquier tipo, comenzó a discutir en un grupo privado de chat de Telegram cómo bloquear, subvertir o socavar la decisión del Tribunal Supremo. Aludían expresamente al temor de que la decisión ayudaría al PT, el partido de Lula, a ganar las elecciones. Basados ​​en su deseo declarado de evitar que el PT volviese al poder, pasaron horas debatiendo estrategias para prevenir o diluir el impacto político de la entrevista a Lula.

Los investigadores del Lava Jato dijeron explícitamente que su motivo para detener la entrevista de Lula era evitar que el PT ganara. Una de las fiscales, Laura Tessler, exclamó al enterarse de la decisión: “¡Qué broma!” Y luego explicó la urgencia de prevenir o socavar la decisión. “Una conferencia de prensa antes de la segunda ronda de votación podría ayudar a elegir a Haddad”, escribió en el grupo de chat, refiriéndose al candidato del PT Fernando Haddad. El jefe de investigadores del fiscal, Deltan Dallagnol, sostuvo una conversación por separado con un confidente de larga data, también un fiscal, y acordaron que “rezarían” juntos para que los eventos de ese día no acompañaran el regreso al poder del PT.

Muchos en Brasil han acusado durante bastante tiempo a los fiscales de Lava Jato , así como al juez que resolvió los casos de corrupción, Sérgio Moro (ahora ministro de Justicia del presidente Jair Bolsonaro), de actuar impulsado por motivos ideológicos y políticos. Moro y el equipo de Lava Jato han negado repetidamente estas acusaciones, insistiendo en que su única preocupación era exponer y castigar la corrupción política independientemente del partido o facción política.

Pero este nuevo archivo de documentos arroja considerables dudas sobre las afirmaciones de los fiscales. De hecho, muchos de estos documentos muestran una conspiración impropia y poco ética entre Dallagnol y Moro sobre cómo estructurar mejor el caso de corrupción contra Lula, aunque Moro estaba legalmente obligado a juzgar el caso como un juez neutral. Otros documentos incluyen admisiones privadas entre los fiscales de que faltaba la evidencia que probase la culpabilidad de Lula. En general, los documentos muestran a un grupo de trabajo de fiscales que aparentemente intentan explotar sus poderes legales con fines descaradamente políticos, liderados por su objetivo de impedir el retorno al poder del Partido de los Trabajadores en general, y de Lula en particular.

Los secretos revelados por estos documentos son cruciales para que el público los conozca, ya que la investigación masiva de corrupción del Lava Jato, que se ha extendido por Brasil durante los últimos cinco años, ha sido uno de los eventos más importantes en la historia del quinto país más poblado del mundo, no solamente en lo legal, sino también en lo político.

Hasta ahora, tanto el equipo de trabajo del Lava Jato como Moro han sido presentados en todo el mundo con honores, premios y elogios de los medios. Pero este nuevo archivo de documentos arroja luz sustancial sobre motivos, acciones no denunciadas previamente y, a menudo, maniobras engañosas de estos actores poderosos.

Si bien el equipo de fiscales del Lava Jato ha llevado a prisión a una amplia gama de poderosos políticos y multimillonarios, su logro más significativo fue, con mucho, el encarcelamiento de Lula en 2018. En el momento de la condena de Lula, todas las encuestas mostraron que el ex presidente, que había sido elegido dos veces por amplios márgenes, en 2002 y luego nuevamente en 2006, y dejó el cargo con una tasa de aprobación del 87 por ciento, era el principal candidato para volver a ganar la presidencia en 2018.

Pero la condena penal de Lula el año pasado, una vez que fue rápidamente confirmada por un tribunal de apelaciones, lo dejó imposibilitado de postularse a la presidencia, allanando el camino para que Bolsonaro, el candidato de extrema derecha, ganara contra el candidato elegido por Lula: Haddad, el ex alcalde de San Pablo. Los partidarios del PT y muchos otros en Brasil han insistido durante mucho tiempo en que estos fiscales, mientras se disfrazaban de actores apolíticos y no ideológicos cuya único propósito era luchar contra la corrupción, eran de hecho ideólogos de derecha cuya misión primordial era destruir el PT y evitar el regreso de Lula a la presidencia el año pasado.

Estos documentos prestan credibilidad evidente a esas acusaciones. Muestran una extensa conspiración en secreto para bloquear y socavar la orden judicial del 28 de septiembre del juez de la Corte Suprema Ricardo Lewandowski, que autorizó a uno de los reporteros más destacados del país, Mônica Bergamo, de Folha de San Pablo a entrevistar a Lula en la cárcel. La decisión de Lewandowski se basó expresamente en el derecho de una prensa libre, y dijo que el periódico tenía derecho a entrevistar a Lula.

En su decisión, Lewandowski también explicó que los argumentos que se habían utilizado durante todo el año para evitar una entrevista en la prisión con Lula, a saber, “temores de seguridad” y la necesidad de mantener a los prisioneros en silencio, eran descaradamente inválidos, dadas las numerosas entrevistas en la prisión “permitidas para los presos condenados por delitos como el tráfico, el asesinato y el crimen organizado internacional”. El fallo también señaló que Lula no estaba en una prisión de máxima seguridad ni en un régimen penitenciario especialmente restrictivo, lo que erosionó aún más el fundamento de la prohibición de entrevistarlo.

Hasta ese momento, Lula, considerado ampliamente como uno de los comunicadores políticos más efectivos y carismáticos en el mundo democrático, había sido mantenido en un régimen de incomunicación y se le había impedido hablar al pueblo sobre la elección. Cualquier entrevista previa a las elecciones en las que pudiera haber ofrecido sus puntos de vista sobre Bolsonaro y los demás candidatos, incluido Haddad, habría llamado la atención masiva de los medios y probablemente hubiera influido en un sector importante de votantes que, hasta el día de hoy, continúan siendo leales al ex presidente (razón por la cual Lula, incluso una vez que fue encarcelado, siguió siendo el principal candidato en las encuestas).

Los acusadores de Lava Jato se enteraron de la decisión judicial que autorizaba la entrevista de Folha en la prisión cuando se publicó un artículo al respecto en su grupo de chat cifrado de Telegram. El pánico entre ellos fue inmediato. En repetidas ocasiones se preocuparon de que la entrevista, que se realizaría tan cerca de la primera ronda de votación, pudiera ayudar a Haddad a ganar las elecciones presidenciales. Basados ​​explícitamente en ese temor, los fiscales de Lava Jato pasaron el día trabajando arduamente para desarrollar estrategias que anularan el fallo, demorar la entrevista de Lula hasta después de la elección o asegurarse de que estuviera estructurado para minimizar su impacto político y su capacidad de ayudar al PT a ganar.

En respuesta a la decisión, Tessler, uno de los fiscales, exclamó: “¡Qué increñible!” ¡¡¡Repugnante!!! Allí va a celebrar un mitin en la cárcel. Un verdadero circo. Después de Mônica Bergamo, basado en el principio de igualdad de trato, estoy seguro de que también vendrán muchos otros periodistas … y nos quedamos aquí, listos para actuar como payasos con una Corte suprema como esa … “. Otro fiscal, Athayde Ribeiro Costa, respondió a la decisión con una sola palabra y numerosos signos de exclamación: “¡¡Mafiosos !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!”

Los fiscales, de acuerdo con las marcas de tiempo en sus chats, pasaron casi un día inventando estrategias para evitar que la entrevista de Lula se llevara a cabo antes de la elección o al menos se diluyera su impacto, así como especular si una conferencia de prensa sería menos efectiva que una entrevista personal, o si deberían solicitar una petición para permitir que todos los demás prisioneros fueran entrevistados para distraer la atención sobre Lula. Luego, Tessler dejó en claro por qué estos fiscales estaban tan molestos por el hecho de que el ex presidente pudiera dirigirse al pueblo antes de las elecciones: “Quién sabe … pero una entrevista antes de la segunda ronda de votación podría ayudar a elegir a Haddad”.

Mientras se llevaban a cabo estos chats dentro del grupo sobre Lava Jato, Deltan Dallagnol, el jefe del grupo de trabajo, también mantenía su propia conversación con un confidente cercano, un fiscal que no trabaja en el caso de corrupción. Ambos acordaron expresamente que el objetivo principal era evitar el retorno del PT al poder, y el fiscal principal, que a menudo se jacta de su fervor religioso , acordó que “rezarían” para que esto no sucediera.

Carolo PGR 11:22:08

Deltannn, mi amigo

11:22:33 – Toda mi solidaridad en el mundo hacia ti con este episodio … Estamos en un tren fuera de control y no sé qué nos espera.

11:22:44 – La única certeza es que estamos juntos.

11:24:06 – Sigo muy preocupado por el posible regreso de PT, pero he orado con frecuencia para que Dios ilumine a nuestra población y para que un milagro nos salve.

Deltan – 13:34:22 – ¡Estoy contigo, Carol!

13:34:27 – Reza.

13:34:32 – Necesitamos esto como país.

Estas admisiones de las verdaderas preocupaciones de los fiscales, de que una entrevista de Lula podría “favorecer a Haddad” y dar paso a un “retorno de PT” al poder, fueron confesiones aisladas. Por el contrario, toda la discusión, sostenida durante muchas horas, se parece mucho menos a una reunión de fiscales neutrales que a una sesión en la sala de guerra de agentes políticos y estrategas anti-PT, centrada en el objetivo de determinar la manera más efectiva de prevenir o minimizar el impacto político de la entrevista de Lula.

Athayde Ribeiro Costa, por ejemplo, sugirió cínicamente que la omisión de cualquier fecha en la decisión de Lewandowski podría permitir que la Policía Federal programara deliberadamente la entrevista para después de la elección mientras fingía cumplir con la orden: “No hay fecha. Así que la Policía Federal podría simplemente programar esto para después de las elecciones, y seguiremos cumpliendo con la decisión “.

Otro fiscal, Januário Paludo, propuso una serie de acciones diseñadas para prevenir o minimizar la entrevista de Lula: “Plan A: podríamos presentar una apelación en la Corte Suprema, sin probabilidad [de éxito]. Plan B: déjalo para que todos lo entrevisten el mismo día. Será caótico, pero reduce la probabilidad de que la entrevista sea dirigida “.

En ningún momento lo hizo Dallagnol, quien participó activamente en la discusión a lo largo del día, ni ningún otro fiscal de Lava Jato, sugiriendo que no era apropiado que tales consideraciones políticas impulsaran las estrategias de los fiscales. De hecho, este grupo de chat de Telegram, que fue utilizado por sus participantes durante muchos meses, sugiere que las consideraciones políticas de este tipo eran habituales en el proceso de toma de decisiones del grupo de trabajo.

Los fiscales lamentaron no poder apelar la decisión porque una apelación en nombre del grupo de trabajo los haría parecer demasiado políticos y crearía la percepción pública de que sus intenciones eran silenciar a Lula e impedir que él ayudase a ganar al PT – que, como lo revelan estos documentos, fue de hecho su motivo real. Pero más tarde ese mismo día, se enteraron de que un partido de la derecha, llamada Novo (“Nuevo”), había apelado la decisión y que el tribunal había suspendido la autorización para entrevistar a Lula. Celebraron esta noticia de manera ruidosa, entre otras cosas, burlándose de los conflictos que probablemente surgirían dentro de la Corte Suprema (STF) y elogiando a los responsables por tratar de detener la entrevista:

Januário Paludo – 23:41:02 – Acabo de enterarme …

Deltan – 23:41:32 – lol

Athayde Costa – 23:42:02 – El ambiente en el STF debe ser excelente

Januário Paludo – 23:42:11 – va a ser una guerra de decisiones judiciales …

Paludo agregó, irónicamente, que “deberíamos agradecer a nuestra Fiscalía: ¡el Partido Novo!”, Lo que significa que este partido político de derecha, que también estaba disputando la elección de 2018, realizó lo que el propio grupo de trabajo quería lograr al evitar que Lula fuese escuchado.

La apelación de ese grupo resultó en una suspensión judicial de la autorización de la entrevista a Lewandowski. Como resultado, no se permitió ninguna entrevista previa a la elección con Lula y, por lo tanto, nunca se supo de ella antes de la votación. Solo una vez que concluyó la elección y ganó Bolsonaro, la Corte Suprema comenzó a autorizar a los medios de comunicación a entrevistar a Lula en la cárcel. El mes pasado, a Bergamo, de Folha se le permitió entrevistar a Lula conjuntamente con El País, y poco después, Lewandowski concedió la petición de The Intercept Brasil para entrevistar solo a Lula, cuyo video y transcripción fueron publicados por The Intercept.

Una vez que Bolsonaro fue elegido presidente, rápidamente le ofreció a Moro, cuya acusación de corrupción había tenido como consecuencia el bloqueo de la candidatura de Lula, un cargo recientemente creado y sin precedentes, con tanto poder que ahora se lo conoce como el “superministro de Justicia”. Es un cargo creado para poner en evidencia los enormes poderes conferidos a Moro.

Que el mismo juez que encontró a Lula culpable fuera recompensado por el victorioso oponente de Lula  hizo que incluso los partidarios de la investigación de corrupción se sintieran incómodos. Esto se debió a la percepción obvia (real o no) de un quid pro quo y por la transformación de Moro, quien durante mucho tiempo insistió en que era apolítico, y se transformó en un funcionario que trabaja para el primer presidente de extrema derecha elegido en la historia de la democracia brasileña. Esas preocupaciones aumentaron cuando Bolsonaro admitió recientemente que había prometido nombrar a Moro para un puesto de por vida en la Corte Suprema tan pronto como hubiera una vacante.

Ahora que las conversaciones y las acciones reales del equipo de Lava Jato y de Moro se pueden revelar y ver, tanto en Brasil como a nivel internacional, finalmente se tendrá la oportunidad de evaluar si sus negativas de que hubo motivaciones políticas alguna vez fueron ciertas.

Estas discusiones del 28 de septiembre son solo el comienzo del informe de The Intercept y The Intercept Brasilsobre este archivo.

El grupo de trabajo de Lava Jato no refutó la autenticidad de la información publicada por The Intercept. En un comunicado de prensa publicado el domingo por la noche, escribieron que “posiblemente entre la información copiada ilegalmente se encuentran documentos y datos sobre las estrategias e investigaciones en curso y sobre las rutinas personales y de seguridad de los miembros del grupo de trabajo y sus familias. Hay tranquilidad respecto de que cualquier información obtenida refleje con total respeto por la legalidad, y de manera técnica e imparcial, los más de cinco años de investigación”.

El ministro de Justicia, Sergio Moro, también publicó una nota en respuesta a nuestro informe: “Acerca de los supuestos mensajes que me involucrarían, publicado por el sitio web The Intercept este domingo, 9 de junio, lamento la falta de decencia de la fuente responsable del delito de invasión de celulares de los fiscales; así como la posición del sitio que no me contactó antes de la publicación, contrariamente a la regla básica del periodismo”.

“En cuanto al contenido de los mensajes que mencionan, no hay indicios de ninguna anormalidad o de proporcionar instrucciones como magistrado, a pesar de haber sido sacados de contexto y del sensacionalismo de los artículos, que ignoran el gigantesco esquema de corrupción revelado por la Operación Lava Jato.”

Fuente: The Intercept Brasil. Traducción: Gentileza Socompa.