Brutal represión policial en el barrio Acuba de Lanús

Personal de la Gendarmería Nacional y la Policía Bonaerense reprimió ferozmente a unas cincuenta familias que habían tomado un terreno en la zona de Acumar, Lanús Oeste, por no tener un lugar en donde vivir.

El momento de la represión policial (AnRed).

El hecho transcurrió este lunes, cuando unas cincuenta familias se habían instalado en la zona del barrio Acumar, de Lanús Oeste. Dichas familias, con hijos menores de edad y jóvenes, que no tenían un lugar para vivir en plena crisis económica, fueron brutalmente atacados con balas de goma. 52 personas fueron detenidas y aún no se pudo contabilizar la cantidad de heridos productos de los disparos.

Represión y desalojo en Acumar (vía AnRed).

«Entraron a los tiros , avanzaron por el barrio . La gente corría asustada cuidando a los niños. Muchos chicos empezaron a enfrentar a la policía. Es tremendo» comentó una de las vecinas presentes en el lugar, a través de sus redes sociales. El operativo feroz tuvo lugar aproximadamente a las 15:00, con el personal de seguridad ingresando por las calles aledañas a los balazos de goma y gases lacrimógenos.

Imágenes del barrio Acuba en medio de la represión (vía AnRed).

Comunicado del MTE (Movimiento de trabajadores excluidos)

Desde el MTE repudiamos los hechos violentos ocurridos en el Barrio ACUBA (Lanús) donde se desató una fuerte represión que aun continua a partir de un intento de toma por parte de varias personas. Las fuerzas de seguridad han entrado a las casas ferozmente, con armas y gases lacrimogenos.

Lamentamos que la respuesta del Estado ante la desesperación de tantas personas que buscan un lugar para vivir sea la represión y no políticas de integración urbana y techo digno que planteen una solución de fondo al problema de la tierra. También rechazamos a todos aquellos que hacen negocios con la necesidad de la gente, engañando a cientos de vecinos y desencadenando situaciones violentas. No hacemos la vista gorda ante el intento de algunos vivos de hacer un pequeño negocio con lo que debería ser un derecho garantizado por el Estado.

Aclaramos que, ante el errado señalamiento de algunos medios de comunicación, no hemos sido partícipe como organización de la ocupación de tierras en cuestión. Seguro puede haber muchos malintencionados que quieran implicarnos en estos hechos, pero por el contrario abogamos por una solución pacifica y dialogada de este conflicto.