Carlos Solsona: “El hallazgo de mi hija demuestra que la lucha paga bien y que la impunidad no es eterna”

Por Daniel Riera.

Carlos Solsona está lejos de Buenos Aires y pide responder por escrito, a través del WhatsApp las preguntas. Por eso se respetan algunos énfasis, algunas mayúsculas originiales. Advierte amablemente que tiene varias actividades simultáneas y se disculpa de antemano por si  se produce alguna interrupción en la charla.

-Tengo que darle “cuerda” a la batería de mi celular con mucha frecuencia. Está agonizante. En una charla nos puede dejar a patas a medio camino. Por eso me borro de a ratos – explica.

Carlos es el padre de la joven cuya identidad acreditaron recientemente las Abuelas de Plaza de Mayo, también conocida como “la nieta 129”. Todos los hallazgos de nietos de desaparecidos son conmovedores, pero el caso 129 tiene ese plus especial: esta “nieta”, tiene además un padre que está vivo. Carlos militaba en el PRT-ERP junto a su compañera Norma Síntora. Norma fue secuestrada el 21 de mayo de 1977 en Moreno, provincia de Buenos Aires, embarazada de ocho meses. Nunca más se supo de ella: por la zona donde se produjo el secuestro, se presume que estuvo en Campo de Mayo. Ahora, al cabo de casi 42 años y el paciente trabajo de Abuelas de Plaza de Mayo, Carlos supo que su hija estaba con vida, y que vivía en España.

-Es tan inimaginable estar en tus zapatos, que creo que “cómo estás” es una razonable primera pregunta…

-Estoy con una felicidad y satisfacción tan grandes que quisiera poder repartirla entre todos los que tengan alguna angustia o dolor.

-¿Cómo habías imaginado ese encuentro con ese hijo o hija al que buscaste durante tantos años y cómo fue cuando realmente se produjo?

-Nunca lograba imaginarme como sería el encuentro. Me obsesionaba la búsqueda.Todavía no se produjo el encuentro personalmente. Estamos a un océano de distancia física, y acortando aceleradamente, desde ambos extremos, la emocional. En las primeras conversaciones, luego del “hola” venían las lagrimas y los llantos.No había palabras para explicar el terremoto que nos estaba aconteciendo.

-Siguen dos preguntas que Solsona no responde. Le pregunto si sigue ahí. Su respuesta conmueve al más duro.

-Estaba conversando con MI HIJA !!!

-Sos un militante revolucionario, por eso me imagino que tendrás, al margen de la emoción, tu lectura política respecto de la importancia de este hallazgo en esta época. ¿Pensaste en eso, hiciste ese balance, o simplemente estás disfrutando del momento?

– La importancia del hallazgo tiene varias facetas.

Una: demuestra que la lucha paga bien.

Otra: la impunidad no es eterna.

Otra: la solidaridad puede llegar a ser ENORME !!!

LOS PRINCIPIOS NO SE NEGOCIAN !!!!

En relación a la época : no hay mal que dure 100 años…..todo depende de la conciencia y la paciencia de los afectados.
Última reflexión: Nunca olvidar que las gestoras principales y absolutas de estas victorias son las Abuelas.

-¿Qué le contaste a tu hija sobre su madre?

-Algunos aspectos del carácter.

-¿Por ejemplo?

-Inteligencia para observar, es decir no distraerse en lo superfluo o secundario.

-¿Cuándo te vas a encontrar cara a cara con tu hija?

-Todavía no pudimos resolverlo. En eso estamos.

-Hasta donde saben, ¿la gente que la crió procedió de buena fe?

-Eso es un tema legal que tratará el equipo jurídico de Abuelas. El origen de la criatura no podían no conocerlo… pero tampoco hay “balanzas” de buena fe.

-Por último, ¿qué querrías decirme que te parece que no te pregunté o que no surgió durante la conversación?

-Casi que exijo en cada conversación que se reivindique y apoye el trabajo de las Abuelas. Son una referencia moral y ética para todos. Y hay intereses muy interesados ……. en que dejen de tener éxitos.

-Esto me lleva a una repregunta: ¿qué opinión te merece que el presidente no se haya pronunciado ni sobre este ni sobre otros hallazgos de Abuelas ocurridos durante su gestión?

-Macri pertenece al bloque socioeconómico patrocinador y beneficiario del golpe cívico militar del 76. Ante esa verdad su opinión me parece superflua. Debe tener un ataque al hígado ante cada hallazgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *