Alarmante: “En Lanús el 41% de los niños y niñas que concurren a comedores comunitarios están malnutridos”

En el marco de la publicación reciente del INDEC de los índices de pobreza e indigencia del primer semestre del 2019, Somos y Barrios de Pie difundieron los resultados para el mismo periodo de su Indicador Barrial de Situación Nutricional (IBSN).

Según Pablo Arburúa, referente del espacio y candidato a concejal por el Frente de Todos, “más del 41% de lxs niños, niñas y adolescentes que asisten a merenderos y comedores comunitarios presenta malnutrición en alguna de sus variables, comprometiendo su aprendizaje, aumentando su vulnerabilidad ante otras enfermedades, y disminuyendo su desarrollo tanto físico, como psicosocial”.

Los datos principales del relevamiento arrojaron sobre un total de 1032 NNyA de 2 a 19 años que asisten a comedores comunitarios de Lanús, el 23.3% tiene sobrepeso, el 16.4% tiene obesidad, y el 1.7 bajo peso. Aquí además casi el 5% de lxs NNyA presenta baja talla para su edad. En los lactantes (139 casos menores de 2 años) la malnutrición por exceso de peso alcanza el 27.3%, y el bajo peso el 2.9%.

El INDEC informó recientemente que uno de cada dos niños, niñas y adolescentes menores de 14 años es pobre, y el 13% no llega a cubrir la canasta alimentaria. Además la pobreza en el 1er semestre del 2019 alcanza a más del 35% de lxs argentinxs, y en el conurbano la cifra supera el 39%.

En este contexto, Arburúa manifestó que “en Lanús, al igual que en todo el conurbano bonaerense, la amplia mayoría de estos niños, niñas y adolescentes tiene sobrepeso y obesidad que convive con anemia y déficit de vitaminas, se suma además la baja talla, lo que indica que las privaciones y carencias se vienen acumulando durante varios años».

Aseguró además que “la innegable crisis social y la lucha de años de las organizaciones sociales logró generar un paliativo con la nueva declaración de Emergencia Alimentaria en la nación, y en nuestro municipio de Lanús, que hasta el momento no se implementó, demorando intencionalmente la gestión de Grindetti su ejecución. Aun no ha sido convocado el Consejo Consultivo que la ordenanza crea”.

El referente del Frente de Todos propuso “avanzar en la elaboración de un programa municipal de seguridad alimentaria y nutricional, a fin de garantizar el derecho a la alimentación, articulando con la comunidad y sus instituciones. El objetivo es asegurar el acceso al alimento a familias en situación de vulnerabilidad socioeconómica, posibilitando a niños, niñas y adolescentes una nutrición adecuada, suficiente y de calidad».

“Construir un diagnóstico pormenorizado, una evaluación permanente, definir un modelo de gestión ágil y mejorar los estándares de seguridad alimentaria en los comedores escolares y comunitarios es imprescindible”, finalizó Arburúa.