La conexión jujeña: una diputada boliviana acusa a Gerardo Morales de participar en el golpe

La diputada nacional boliviana del MAS (el partido del derrocado presidente Evo Morales) Alicia Canqui Condori acusó al gobernador jujeño Gerardo Morales (UCR-Cambiemos) de organizar el golpe de Estado en Bolivia junto a Ivanka Trump, la hija del presidente estadounidense, en ocasión de la visita que Ivanka realizara en septiembre pasado. «Desde el MAS sabemos que en Jujuy se ha reunido la hija de Donald Trump para planificar todo este plan que han hecho en Bolivia. Sabemos que los que han asumido ahora son títeres de Estados Unidos, que son los que van a mandar y han puesto todo», señaló la diputada a Radio Caput.
Para Canqui Condori, el golpe «se da en coordinación de Estados Unidos, con el Tribunal Constitucional, el Ejército, la Policía y el Comité Cívico». El primero en denunciar una supuesta complicidad de Gerardo Morales con el golpe había sido el dirigente social Juan Grabois, cuando tuiteó : «La posición del Embajador (argentino en Bolivia) Normando Alvarez parece confirmar complicidad del gobierno argentino con el golpe de estado. Gerardo Morales, Ivanka Trump, Ruben Costa, Fuerza Área, «ayuda humanitaria», paracaidistas: olor a gas y litio».

Entonces, el gobernador jujeño calificó a Grabois de «pelotudo importante» y condenó el golpe, aunque también al gobierno de Evo Morales. 

Ahora, la acusación remite a la misma visita de Ivanka Trump en septiembre, pero la diferencia es que esta vez proviene de una dirigente importante del partido de Evo. En esta ocasión, la persona que respondió desde  el radicalismo jujeño fue la senadora nacional Silvia Giacoppo, que calificó a la acusación como «mentira gigantesca» y «fake news».  Giacoppo vinculó a la diputada boliviana con «sectores kirchneristas» y dijo: «No nos van a quebrar con este nuevo ataque a Jujuy y a Gerardo Morales«.

«Lejos de solidarizarse ante el golpe de Estado y sus terribles consecuencias para los hermanos bolivianos, lo que hacen estos sectores es crear historias con el ánimo de obtener provecho interno y profundizar la grieta existente en nuestro país. Esta campaña de agravios y mentiras contra Jujuy, busca quebrar el orden institucional: queda claro que lo único que pretenden es quitar del medio todo lo que el kirchnerismo no puede tolerar», agregó Giacoppo.