Comida bichada, explotación laboral y estafa al Estado: las graves acusaciones contra Margarita Barrientos

Por Daniel Riera.

Trabajadoras despedidas del comedor popular Isidro Antúnez de Añatuya, Santiago del Estero,  formularon una serie de gravísimas denuncias contra la dirigente social Margarita Barrientos, la cara de la beneficencia durante el gobierno de Mauricio Macri. Las denuncias, de comprobarse, dejarían al desnudo una trama que incluye explotación laboral, comida en pésimo estado para los más humildes y una posiblemente millonaria defraudación al Estado. En diálogo con este periodista, la abogada Rita Martínez, patrocinante de las trabajadoras despedidas, resume la situación. 

-Por el momento estamos enviando telegramas para que se aclare la situación de las empleadas. En ese lugar funciona un cocinero y un hogar de ancianos. Todavía no hemos radicado una denuncia penal, pero posiblemente radiquemos una por defraudación en la Justicia Federal.

-¿Qué irregularidades detectó?

-A las empleados los hacían figurar como monotributistas pero les retenían a menudo la factura.  La gran mayoría las tenía retenidas y las facturas eran de 20 mil o de 25 mil , de las cuales y cobraban entre 6 mil y ocho mil. Eso en los casos que había facturas, porque en otros casos ni eso: directamente les hacía firmar en los registros que recibían la plata. 

-Es decir, que según usted recibían fondos que no le pagaban a las empleadas… 

-Bueno, no sólo eso. Yo la he escuchado a la señora Margarita Barrientos decir que le daba de comer a unas 2 mil personas y eran a lo sumo 150. Y además del maltrato que ellas sufrían, las humillaciones, las denigraciones y maltratos que recibían por parte de la señora Barrientos y de quienes ella ponía a cargo, estaban las condiciones del comedor…  Había ratas y cucarachas en el comedor y nunca hacían nada para combatirlos.  Le daban arroz con gorgojos para que cocinen a la gente, y si se negaban a cocinarlo , las despedían.

 -¿Cuándo comenzaron los despidos?

-Los despidos comienzan  a partir de 2018… y se han animado primero en grupos reducidos a consultarnos por la situación laboral. Al principio no querían hacerlo  por temor a perder su trabajo. En el caso de los hombres, los han intimidado diciendo que si llegaban a protestar les iban a quitar el título de Maestro Mayor de obras. que es un título adquirido con sus estudios… El sobrino de la señora Martínez era el encargado de los pagos.

Silvana Villalba trabajó como cocinera en el comedor de Añatuya. Dice que su horario era de 7 a 14 y de 16 a 18. Nueve horas en total, a cambio de un sueldo de 6000 pesos. Dice que durante los primeros tres meses no le pagaron, hasta que un día le pagaron 12000 pesos, es decir el equivalente a dos meses de acuerdo con lo poquísimo que habían pactado. 

Margarita Barrientos nos hacía firmar unas planillas para justificar que nos pagaba, Ella iba dos o tres veces por mes. Yo habré trabajado ocho meses ahí, siempre en negro.  Y cuando protestamos nos dijo que éramos unas soberbias, unas desagradecidas. Nos ha hecho cocinar fideos vencidos, o arroz con gorgojos, decía que la gente los coma, que no le van a hacer nada. Ante todo yo quiero que se sepa la verdad, porque esa señora no es lo que parece. 

Personal del comedor. Al frente, Silvana Villalba.

NN es una cocinera que fue despedida. Prefiere no dar su nombre hasta que la causa no avance, porque teme represalias. Dice que la había llamado para cocinera, pero que también la hicieron hacer el pan y las prepizzas, que la habían llamado para trabajar de 14 a 20, pero que los horarios llegaron a extenderse hasta las 23. Dice que la comida era habitualmente «pizza, sopa o guisos» y dice, también, que lo máximo que vio en el comedor fueron cien personas, pero que lo habitual eran 75, 80. Adjunta una factura, que acredita que cobraba 25 mil pesos, pero dice que jamás cobró más de seis mil en mano.  Adjunta una factura por 25 mil pesos. Pide que se bluree el nombre.

Factura por $25 mil. La cocinera dice que cobraba la cuarta parte.

Margarita Barrientos atiende el teléfono y responde a la consulta periodística. Al menos, al principio. Antes de cansarse, esto es lo que dijo. 

-Cómo le va, la estoy llamando a raíz de las denuncias sobre un comedor que usted maneja en Santiago del Estero… Quería preguntarle qué tiene para decir…

-A la gente no la conformás con nada. Uno quiere ayudar y te pagan con esto. Al final no sabés si ayudarles o darles trabajo o no darles nada, ¿no?

¿Es cierto que les hacía facturar por 25 mil pesos y les pagaba 6.000?

-No, señor. No necesito hacer eso. Y quien sea que lo quiera ver lo puede ver en los factureros que tienen ellas mismas?

-¿Cuánto les pagaba a los cocineros?  Una cocinera me dijo que trabajaba nueve horas diarias y que le pagaban 6 mil pesos. ¿Es así?

-No, no, no…

-¿Cuánto le pagaban, entonces?

Se corta el teléfono. Llamo de nuevo.

-Hola, sí, disculpe. Es que estoy viajando a Buenos Aires y por ahí se corta la señal…

-Claro, entiendo. Yo le quería preguntar cuánto les pagaba a los cocineros, Margarita… 

-Nosotros equivalemos a un subsidio del gobierno (sic) y ahí se hace un balance porque nosotros tenemos a mucha gente, entonces para darle trabajo el sueldo de ellas era entre 10.400 y 11.100, porque tenemos enfermeras también, que las enfermeras ganan un poco más…  

-¿A cuánta gente le daban de comer en el comedor? 

-A más de 3 mil personas. Desayuno, almuerzo, merienda y cena.

-La abogada dice que eran 150 a lo sumo…

-¿Qué sabe la abogada? Que venga a mirar ella al comedor. Y repartimos 400 bolsas de mercadería por semana. Perdóneme joven que yo sea sincera… perdóneme lo que le voy a decir. Ustedes ni siquiera esta noticia tendrían que levantarla. ¿Sabe por qué? Porque el sacrificio que yo hago y que hace mucha gente que trabaja como yo, no lo hace nadie. Estas mujeres están convencidas de que haciéndome un juicio van a ganar. ¡Que lo hagan! Pero yo para pagarles no tengo, porque no voy a salir a pedir para pagar un juicio. No lo haría. Voy a salir a pedir, sí, como lo hago siempre, para dar a la gente, pero no para pagar un juicio. Yo no tengo absolutamente nada. ¿Sabe lo que tengo yo? El nombre de la fundación. Y ese nombre lo llevo como bandera, y nadie me lo va a sacar porque algunas me quieran hacer juicio. Que me hagan juicio, pero a mí no me van a sacar nada porque yo no tengo nada.

-Margarita, yo, como se trata de acusaciones graves…

-Usted tendría que levantar noticias buenas, no esa porquería, porque eso no es noticia…

-Una de las cocineras con la que hablé…

-Sí, pueden decir lo que quieran, lo mismo puedo decir yo de todo lo que ellas hicieron y todo lo que ellas me llevaron. Y no lo voy a decir porque no soy una conventillera. Perdóneme joven, pero esta conversación aquí terminó. Muchas gracias. [Cuelga]