Tocamos Fondo: la Argentina acordó un crédito «stand by» con el FMI por 50 mil millones de dólares

Aunque ya se veía venir, no por eso deja de ser triste. La Argentina acordó un préstamo de 50 mil millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional, ese prestamista al que no le gusta que le devuelvan la plata, ese prestamista que prefiere que siempre le sigan debiendo. La Argentina había cancelado su deuda con el Fondo durante la presidencia de Néstor Kirchner. Ahora, el organismo multilateral de crédito de más triste fama -por las condiciones que exige para otorgar un préstamo- vuelve de la mano de una cifra sideral, dos tercios mayor de lo que especulaban los medios. A cambio de otorgar el crédito, el FMI exige el cumplimiento de metas fiscales, es decir de reducir el déficit fiscal. A menudo no importa cómo se logra ese resultado, si es reduciendo las jubilaciones o las inversiones en educación y en salud.

 

«En línea con las condiciones generales de los acuerdos Stand-by, la devolución de cada desembolso se realizará en ocho cuotas trimestrales, con 3 años de gracia. La tasa de interés será variable y dependerá de la evolución de la tasa de interés del derecho especial de giro (DEG). Con los valores actuales de la tasa del DEG, se estima que el costo del préstamo será de 1,96% mientras los desembolsos acumulados no superen el 187,5% de la cuota argentina en el FMI (monto equivalente a aproximadamente USD 8.480 millones ), de 3,96% si los desembolsos acumulados superan ese monto, y 4,96% si el crédito vigente se mantiene por encima de ese monto por más de tres años», dijo el gobierno en un comunicado.

«Felicito a las autoridades argentinas por haber llegado a este acuerdo. Como lo hemos destacado anteriormente, se trata de un plan concebido e instrumentado por el gobierno argentino y que pretende fortalecer la economía en beneficio de todos los argentinos. Me complace saber que podemos contribuir a ese esfuerzo brindando respaldo financiero, que apuntalará la confianza del mercado, dándoles a las autoridades tiempo para abordar un abanico de vulnerabilidades de larga data. Como parte de ese respaldo, tanto el FMI como el gobierno argentino tienen intención de colaborar para que se tomen las medidas y se activen integralmente los recursos necesarios a fin de proteger a la población más vulnerable a medida que avancen las reformas económicas», dijo Christine Lagarde, Directora Gerente del FMI.

El bloque de diputados y diputadas nacionales FPV-PJ manifestó su su preocupación y su desacuerdo ante el acuerdo por 50.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI). «Cualquier acuerdo con este organismo no tiene legitimidad social ni popular. Y si Macri no manda al Congreso el acuerdo con el FMI, tampoco tendrá legitimidad política. Creemos que el apuro de Mauricio Macri por acordar con el Fondo va en contra de los intereses de la Nación y del pueblo argentino. Nada bueno para el país se acuerda a las apuradas. Por eso, seguimos exigiendo que el texto sea discutido por los legisladores en el Congreso Nacional, de frente a los argentinos.Tenemos la certeza de que el acuerdo con el FMI va a tener consecuencias sociales horribles», expresó.»Va a profundizarse la recesión, el ajuste emporará el mercado interno y la situación social se agravará. No estamos planteando ninguna campaña del miedo. Existen sobrados ejemplos de que se aplicará en la Argentina un modelo que ya ha fracasado en todos los países donde se llevó a cabo; sólo basta con mirar la realidad de Grecia para constatar que lo dicho no es un invento ni busca poner palos en la rueda. Con esta decisión del Gobierno de Cambiemos estamos entregando soberanía económica. Será el FMI quién conduzca efectivamente la política económica argentina. Desde el norte se decidirá el futuro de todos los argentinos. Quienes componemos el Bloque FPV-PJ reiteramos que no es cierto que no haya alternativas al Fondo», concluyó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.