Charla debate: “Télam, hacia una empresa de servicio público con control parlamentario”

Gacetilla Somos Télam.

Especialistas e investigadores de la Comunicación repudiaron ayer los despidos en Télam y debatieron el proyecto de ley ideado por trabajadores y trabajadores junto con abogados del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA) que convierte a la agencia en una empresa de servicio público, con control de una Comisión Bicameral, bajo un directorio que no sea elegido exclusivamente por el Poder Ejecutivo y que le devuelve la función publicitaria.

De la charla debate que se realizó en la sede de la redacción (avenida Belgrano 347) participaron Martín Becerra, docente e investigador del Conicet (UNQ – UBA); Mariana Baranchuk, docente de la UBA y la UNQ e investigadora de políticas de Comunicación; Diego De Charras, docente e investigador de la UBA y director de la Carrera de Ciencias de la Comunicación de esa universidad; y Cynthia Ottaviano, la primera Defensora del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual nombrada por el Congreso, quien presidió la Organización Interamericana de Defensoras y Defensores de las Audiencias (OID).

“Nos debíamos discutir el destino de los medios públicos en general y de Télam en particular y de eso se trata el proyecto que formalmente ya ingresó a la Cámara de Diputados” con el apoyo de legisladores del Frente para la Victoria, el Frente Renovador, el Frente de Izquierda de los Trabajadores y del Partido Socialista, señaló el integrante de la Comisión Gremial Interna de la agencia, Ariel Bargach, quien moderó la mesa.

El primero en hablar fue Becerra que tras solidarizarse con los 357 despedidos criticó “la violencia que ejerce el Gobierno con los medios públicos, sus trabajadores, sus audiencias y su función”.

Añadió que “este Gobierno acentúo de manera inédita el desmantelamiento de corresponsalías, el debilitamiento de la producción periodística, la subordinación de la línea editorial al oficialismo de turno y los comisariados de turno” y, en ese contexto, resaltó que “es interesante la idea de proponer un proyecto de ley para pensar una salida normativa al conflicto”.

Sobre el texto ingresado en la Cámara baja respaldó la claridad con la que se explicita las funciones periodísticas y sobre la pauta oficial, además de la importancia de la agencia para “la conexión informativa en el territorio nacional”, aunque aclaró sus matices respecto al control institucional del Parlamento ya que “el Congreso no viene cumpliendo bien las funciones de contralor en las diversas comisiones bicamerales, como ocurre con la de Defensoría del Público”.

Justamente la última profesional en ocupar ese cargo, Cynthia Ottaviano, destacó la necesidad de tener una Defensoría del Público en la agencia y recordó el caso de Brasil que en 2006 y hasta la llega de Michel Temer a la presidencia creó una  empresa que nucleó la agencia de noticias, la radio y la televisión pública en las que funcionaba una Defensoría General y otras adjuntas en cada uno de los medios de comunicación.

Por otro lado, propuso la creación de un Consejo Consultivo con integración de distintos sectores, como representantes de organismos de Derechos Humanos, la comunicación comunitaria y alternativa, diversidad sexual, universidades, niñez y adolescencia y adultos mayores, entre otros, para lograr un pluralismo en la información.

Ottaviano subrayó “el empoderamiento que tienen que tener los medios públicos de comunicación y su calidad histórica frente a la relevancia de las noticias falsas”, pero lamentó que, por el contrario, “las medidas de este Gobierno están aplastando los derechos de las audiencias, de los periodistas, de los trabajadores de prensa y del derecho a la comunicación”.

“En términos comunicacionales estamos viviendo una etapa darwinista que comenzó con la derogación quirúrgica de varios artículos de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, un comportamiento predatorio que favorece una ultra concentración inédita en la historia argentina”, agregó.

A su turno, Baranchuk realizó un repaso histórico del nacimiento de las agencias de noticias, de Télam y los modelos que existen. En ese sentido precisó que el único caso de una empresa pública de noticias que por ley cambió su constitución es la de México, que en 2006 pasó a ser una agencia estatal no gubernamentales, autónoma y con financiamiento propio.

Al igual que los otros académicos que hablaron apuntó contra el “excesivo control parlamentario” que puede existir, instó a que el Directorio tenga representación de varios sectores, incluyendo a los trabajadores de Télam, y que no se permita la reelección indefinida de sus cargos.

“Hay un eje que hay que incorporar que es garantizar el federalismo. Se desmantelaron las corresponsalías, regiones del país que quedaron sin cobertura. Entre las funciones de la agencia hay que garantizar ese federalismo de la información y que haya representación de todo el país”, sostuvo.

El último en hablar fue De Charras que recalcó el repudio manifestado por las universidades públicas al vaciamiento de Télam: “Sin medios públicos no hay democracia. Discutir los 357 despidos es discutir la calidad de la democracia argentina”.

Sobre el proyecto de ley coincidió con Ottaviano en que la creación de un Defensor del Público es “imprescindible” y en que el control parlamentario “puede ser paralizante por falta de acuerdo o discrecionalidad cuando hay una mayoría muy constituida”.

En cambio, pidió “pensar dispositivos para morigerar los intentos de uso gubernamental de los medios públicos”. “Uno de ellos es la participación social a través de audiencias públicas, en la que distintos grupos sociales puedan reclamar la pluralidad de la producción informativa”, concluyó.

La charla fue un aporte al proyecto que se espera sea enriquecido por especialistas y representaciones gremiales de todo el país en el marco de su debate en el Congreso de la Nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *