Proyecto Comunitario DAR, de Gerli: “Cocinamos con lo que recibimos de los trueques”

Por Morena Barón.

Era una noche de temperatura bajo 0, y nos acercamos a la Plazoleta San Pedro Armengol, en Av. Hipólito Yrigoyen al 2400 (Gerli), para hablar con varias integrantes del Proyecto Comunitario DAR, que se junta allí todos los miércoles de 20 a 23hs y brinda comida, útiles escolares, ropa, además de escucha y contención, a quien se acerca a pasar un rato con ellxs.

-¿Cómo surge el grupo y desde cuándo están trabajando?

Karina: Bueno, nosotros empezamos en marzo del 2017. La idea era asistir a las personas que estaban en situación de calle, por acá por la zona, pero no había en ese momento gente en situación de calle, y como muchos voluntarios se sumaron a trabajar con nosotros con auto, empezamos también los recorridos. Después la gente se empezó a acercar a la plaza cuando se enteraron que estábamos, y en lugar de venir solo los que estaban en situación de calle empezaron a venir familias enteras. Entonces empezamos a cocinar más y a darles la opción de que se lleven un tupper con la comida para todos los integrantes de la familia. La gente en la plaza se fue multiplicando. Se duplicaba miércoles a miércoles.

La gente en la plaza se fue multiplicando”

-¿Notás que hay más gente cada semana?

Karina: Sí, hay gente que viene todos los miércoles. Y hay otra que va rotando. Cuando antes entregábamos mercadería, venía más gente, porque recibían el bolsón de mercadería, y después bueno las donaciones bajaron, porque seguimos recibiendo de muchas personas pero en menor cantidad. Hicimos el bolsón una vez por mes, una vez por mes entregamos artículos de higiene, útiles, y pañales que tratamos de que sean todos los miércoles, lo que pasa es que el presupuesto que tenemos para pañales no nos alcanza para comprar la cantidad necesaria para todos los miércoles.

-¿Reciben donaciones de vecinos y de cualquier persona que quiera colaborar?

Karina: Sí, estamos abiertos a todo el que quiera colaborar, que done. Recibimos alimentos, recibimos ropa, útiles, pañales, lo que venga. Recibimos todo, porque a veces también son cosas que por ahí se pueden vender o se pueden canjear por mercadería, y eso nos suma a nosotros. La mayor cantidad de donaciones siempre es ropa, por eso una vez al mes hacemos una feria americana para tener algo de efectivo para comprar los pañales y los artículos de higiene, que es lo que más nos cuesta conseguir, y los útiles. También la carne y el pollo para los guisos.

-¿Las ferias americanas las hacen también acá en la plaza?

Karina: Las ferias las hacemos en la Escuela Técnica nº 8 Almafuerte que está acá en la calle Jean Jaures, agradecemos al director, Gustavo Castro, que pertenece al grupo y un sábado al mes se clava todo el sábado en la escuela (risas) para que podamos hacer la feria americana. Enfrente está el anexo, también tenemos el roperito donde nosotros clasificamos la ropa y la preparamos para la feria.

-¿El municipio sabe de la tarea que realizan? ¿Colaboran con ustedes?

Karina: Se debe estar enterando porque estamos tramitando la Asociación Civil, se acercó una vez un Secretario de un Concejal, que tenía un título muy largo por eso nunca me acuerdo (risas), dijo que iba a venir a colaborar pero no vino más. Se enteró que era esto, porque preguntó todo, pero después no vino más.

-O sea que no reciben ninguna colaboración de alimentos por parte del Municipio…

Karina: No, por parte del Municipio no…

Las mujeres tienen algo mágico que es la organización, y le ponen el cuerpo”

-¿Las donaciones las reciben acá mismo en la Plaza?

Karina: Sí, acá en la Plaza todos los miércoles, y también cuando hacemos las ferias americanas los sábados. Y a través de los voluntarios, porque muchos son conocidos nuestros entonces se va haciendo como una cadena, y tenemos una chica que tiene una página de Facebook que se llama “Entre Todos” y ella lo que hace es el canje de la ropa por mercadería. Es un trueque cibernético.

Ana: Sí, es un trueque cibernético (risas) porque las mujeres tienen algo mágico que es la organización, salen y le ponen el cuerpo. No nos sobra tiempo, no tenemos plata, pero la voluntad es increíble. Lo del trueque cibernético es una cosa que se maneja muy bien.

Karina: Sí… y es nuestro principal proveedor ahora. Nosotros cocinamos, le decimos qué necesitamos para cocinar, y ella se encarga, por ejemplo si tiene pantalones, de canjearlos por arroz, por puré de tomate, lentejas, lo que necesitemos.

-¿La comida cómo la preparan?

Karina: Tenemos entre 12 y 15 cocineros que cocinan en sus casas. Los miércoles retiran de acá la mercadería que tenemos separada, y cada cocinero pone la verdura. Porque de verdura no recibimos donaciones: entonces se cocina, se prepara, se trae en una especie de “tachos” a la plaza, se prepara todo y se reparte. Y hoy, por ejemplo, no alcanzó. Cada vez cocinamos más, y no alcanza. Es muy triste tener que decir que no alcanzó.

Cada vez cocinamos más, y no alcanza”

Ana: Que se acerquen las mujeres y te digan “Tengo un trabajo, no llego a fin de mes, y yo los miércoles me quito el dolor de cabeza de pensar que le doy de comer a los chicos”. Y esas cosas te parten al medio.

Karina: Si, por eso también lo que buscamos es que la plaza sea un lugar de convivencia. porque es muy difícil para el que viene a buscar, no sentir “vergüenza”. Cuando ellos vienen la primera vez tienen vergüenza y nosotros tratamos de que no haya una diferencia, siempre hablamos con ellos, tratamos de incluirlos en todas las actividades que hacemos. Ellos tienen para las ferias americanas un vale y con eso retiran ropa para su familia, porque ellos no pagan la ropa. La feria americana se hace para el que viene y lo puede comprar.  Hay necesidades que son fundamentales que nunca vamos a poder cubrir, que es el tema de las estufas, cocinas, heladeras, colchones, las mantas siempre quedan cortas. Pero bueno, qué sé yo, la voluntad está y cada vez somos más voluntarios.

Ana: Sí, a pesar de que nosotros no tenemos una bandera partidaria, muchos grupos de militantes, grupos de chicos, cuando pueden, se acercan a colaborar con nosotros. De hecho del Bloque opositor actualmente en Lanús, silenciosamente, sin sacar “la foto” vino a colaborar con nosotros también.

-¿Cuántas personas se acercan a comer cada miércoles aproximadamente?

Karina: Cada miércoles vienen entre 45 y 50 familias, ese es el piso. Familias. Serán alrededor de 300 personas para las que cocinamos… un montón.

Lili: Yo me encargo del roperito con Ana. Nosotras lo que hacemos es seleccionar la ropa que la gente dona, ropa de mujer, ropa de chiquito, y hacemos una lista de lo que necesita la gente, así le preparamos los pedidos. Vienen, y le damos una muda de ropa para cada integrante de la familia. Ves, acá me anotan (muestra la planilla), cuántos hijos, qué edad, y ahí ponen lo que necesitan, después vienen a buscarlo y ya se lo damos.

-¿Cómo se te ocurrió ser voluntaria?

Lili: Yo empecé porque mi amiga estaba en esto, empecé a ver fotos, hasta que vine un día. Cuando vine un día y estaban acá los chicos…a mí me mató. Ver a las criaturas como estaban esperando una banana, un “me servís un poquito de comida”, no se… creo que ves a una criatura con hambre y te mata. Es dar una mano, y de pronto ves a un chico feliz. Porque están comiendo y te dicen “me das un alfajor”, y si se lo podes dar, para ellos es como una fiesta. Y bueno, tratando de ayudar… yo creo que si entre todos ayudamos un poquito, las cosas salen un poquito mejor.

Cocinamos con lo que recibimos de los trueques”

-¿Cómo organizan el trueque?

Maricel: Como la mayoría de la gente lo que dona es ropa, y lo que más necesitamos es alimentos… empezamos con una página en Facebook, de canje. En Lanús siempre están las ferias americanas que se juntan, y yo veía que las chicas entre ellas hacen trueque de alimentos, y me pareció que estaba bueno…porque acá recibimos un montón de ropa siempre, así que lo que no va a las familias se aprovecha desde ese punto… Y la verdad es que hoy se está cocinando con lo que recibimos con los trueques, también recibimos donaciones falta, pero lo primero que intentamos cambiar desde la página, que se llama “Entre Todos” (https://www.facebook.com/masEntretodos/), son los alimentos, que es lo básico. Y si podemos conseguir pañales y artículos de higiene, también. Básicamente es eso, no se maneja dinero… y hay veces que como las chicas que canjean tienen feria americana, también les sirve a ellas.

-¿Costó al principio cuando armaste la página?

Maricel: Sí, bueno…al principio costó como con todas las páginas, pero la verdad es que las chicas con las que canjeo, que la mayoría son de ferias americanas, se terminó formando como un círculo de ayuda porque a ellas también les sirve, porque se llevan una prenda por lo que vale un alimento, que pueden ser $20, y ellas después siguen el circuito, y generan un ingreso. Todos los sábados voy a Lanús y a la Plaza de Escalada a ver chicas con las cuales ya pacté el trueque. En la página pueden ver toda la ropa que subo para canjear y la mercadería que se consigue.

-Recién nos comentaba Karina, que cada miércoles aumenta la cantidad de gente…

Florencia: Sí, viene mucha gente, y también se nos complica no tener un espacio físico, como el miércoles pasado que llovió e hizo muchísimo frío y se complica servir y repartir la comida en la calle para la gente. La verdad que es horrible.

-¿Vienen todos los miércoles aunque llueva, haga mucho frío, etc.?

Florencia: Sí, todos los miércoles estamos acá. Si llueve nos cruzamos al frente que hay un negocio con un techito grande y nos ponemos ahí y llueva, nieve o haya un tornado estamos ahí.

Necesitamos gente que cocine porque cada vez hay que cocinar más”

-El invierno genera más demanda además…

Florencia: Sí, más demanda de alimento, de abrigo… Así que por eso con muchas ganas de ayudar, yo soy parte de las chicas que cocinan, soy una cocinera más. Y la verdad que necesitamos gente que cocine porque cada vez hay que preparar más, por ejemplo hoy nos quedamos cortos con la comida, habrá gente que se habrá ido con lo justo, porque damos comida para que coman acá o para que se lleven una viandita.

-¿La comida la traen caliente o la calientan acá?

Florencia: Traemos todo caliente de nuestras casas, lo tenemos que hacer casi en el momento y traerlo caliente para la plaza, porque no tenemos lugar, cada uno desde su casa trae la comida, a pulmón.

-Para ir terminando, ¿quieren contar quiénes son lxs voluntarios?

Ana: Tenemos un grupo de cocineras que es bastante importante, que tengo miedo de olvidarme alguna, pero Gisell y Natalia son las organizadoras de todas las cocineras, y también están cocinando Karina, Alejandra, Erica, Florencia, Mari, Mica, Roxana, Vicky, Mariana, Vale, Vivi, Maricel y Yaquelin, son varias las que cocinan. Imagínate que esto implica llegar de trabajar corriendo, tiempo, lo que te viene de las tarifas de gas, y todas las familias igual están comprometidas, porque si vienen las mujeres, los maridos las vienen a buscar…

Si, además la responsabilidad y dedicación que requiere preparar la comida…

Ana: Sí, lo que se come acá es lo que se come en nuestras casas, porque son los guisos que preparan las mamás cuando llegan de laburar y se come eso, así que nada…cuando terminamos hacemos una ronda, tomamos unos mates y nos quedamos juntando las cosas. y bueno, volver a empezar…porque mañana ya tenemos que desglosar las cosas que han colaborado hoy, y pensar en el 11 de agosto que es la feria americana en el Almafuerte (Jean Jaures 749) que es sábado de 15 a 18hs. También agradecer mucho a Gustavo, es el director de la Almafuerte, que cuando terminamos está acarreando las cosas, tenemos el roperito solidario gracias a un anexo que nos prestaron de la escuela, donde hacemos, cargamos y descargamos bolsas, hacemos selección de todo, por talle, según si es para niño o adulto. Ahí es donde se organizan también las ferias americanas, también separamos para Maricel para el trueque, porque el trueque es trueque, o sea, nos manejamos a través de la página de Facebook, pero no deja de ser truque. Somos mujeres la mayoría, pero estamos abiertas a que vengan todos a colaborar, hay un grupo de personas que se encargan de los pañales, de la leche especial que necesitan los bebés… siempre tratar a través de la publicidad de las páginas, del grupo DAR, poder publicitar esto y la gente responde. Acá somos un gran grupo de Lanús, pero hay voluntarios que vienen de Wilde, de San Telmo, así que es todo un gran trabajo. Hay un grupo de chicas que se encarga de recolectar elementos de higiene personal, que se trata de entregar cuando juntamos como para repartirle a todos, a veces no se puede hacer todas las semanas tampoco. Los útiles, los chicos ahora después de las vacaciones comienzan las clases y bueno, juntamos cuadernos, lápices, lapiceras, mínimamente para que tengan lo básico y estén en posibilidades iguales que el resto, pero realmente nos desborda, estamos desbordados. Y la tristeza de ver al otro y ver que mañana podes ser vos de quedarte sin laburo y no llegar a fin de mes y no tener para la comida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *