La gran Niembro: cómo es la estafa por la cual denunciaron a Grindetti y a Kravetz en Buenos Aires

Por Daniel Riera.

El municipio de Lanús se vio ayer sacudido por una verdadera bomba política: una denuncia penal gravísima de corrupción que atañe nada menos que a su funcionario número uno y su funcionario número dos. El intendente Néstor Grindetti y su Jefe de Gabinete Diego Kravetz, que es también su secretario de seguridad.

“Que vengo a promover formal denuncia por el delito de asociación ilícita, enriquecimiento ilícito, negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas y lavado de activos, (artículos 45, 210, 265, 268 y 303 del Código Penal de la Nación) contra Diego Gabriel Kravetz, Néstor Osvaldo Grindetti, Maria Soledad Acuña y/o contra todo aquel que resulte responsable en su carácter de cómplice, partícipe, encubridor o instigador, por la posible comisión de delitos de acción pública contenidos en el Código Penal de la Nación Argentina y leyes complementarias, atento a lo que en esta oportunidad se explicará”, dice, textualmente, la denuncia.

Lucas Manjón, denunciante de Grindetti, Kravetz y Acuña, con el Papa Francisco

La denuncia, como informó ayer La Unión de Lanús (y. digámoslo, entre los medios locales, sólo La Unión de Lanús, lo que demuestra cuán profundo es el “blindaje informativo” en nuestra ciudad) fue presentada por Lucas Manjón, integrante de la Fundación La Alameda, que preside Gustavo Vera. El modus operandi remite claramente a la que fuera presentada contra el periodista deportivo Fernando Niembro, y que originara lisa y llanamente su retiro de la actividad política, cuando Niembro encabezaba la lista de candidatos a diputados nacionales de la provincia de Buenos Aires de la Alianza Cambiemos, e incluso su retiro de la señal deportiva Fox Sports, de la cual era la principal figura.

Fernando Niembro, el intendente de Vicente López, Jorge Macri, Grindetti y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

Recordemos cómo fue el Niembro Gate: el diario Tiempo Argentino denunció que a Niembro se le había adjudicado un contrato entre su productora audiovisual “La Usina” y el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, cuyo titular era Macri, por alrededor de 1,5 millones de dólares para la realización de encuestas de satisfacción a los porteños. Según denunció Tiempo Argentino, no había habido licitación sino contratación directa, y la empresa La Usina no contaba empleados ni oficinas que acreditaran su actividad. Reemplace el apellido “Niembro” por el apellido “Kravetz” y … ¡sorpresa! el negocio es exactamente igual: una empresa fantasma, que en el caso de Kravetz cuenta con una sola empleada, Susana René López, casualmente también empleada de la legislatura porteña.

Copiamos textualmente la denuncia presentada por Manjón:

La empresa entre los años 2012 y 2014 le facturó a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por servicios brindados sobre relevamientos e informes por un total de 4.055.722 pesos. Dos últimos contratos fueron referenciados por el entonces Ministro de Hacienda a cargo del actual Intendente del Municipio de Lanús, Néstor Osvaldo Grindetti. Los mismos se realizaron por un valor de 1.868.322 pesos, días antes de finalizar las funciones de Mauricio Macri como Jefe de Gobierno.-

Kravetz, Grindetti y la gobernadora Vidal.

En diálogo con La Unión de Lanús, Manjón subraya algunos hechos que han de importarle particularmente a los vecinos de nuestro municipio: “Grindetti firma dos contratos cuando ya se estaba yendo de la ciudad. Y los firma con Kravetz, quien luego termina siendo el funcionario más importante de Lanús después de él”. ¿De qué se tratan estos dos últimos contratos? Según reza la denuncia penal, el primero es un “estudio de satisfacción de contribuyentes sobre el Ministerio de Hacienda”; el segundo, un “estudio de satisfacción de proveedores de la ciudad de Buenos Aires y de imagen del Ministerio de Hacienda”.  ¡El Don Niembro Method! Sólo que aquí hay un hecho que lo hace aún más grave: el vínculo Grindetti-Kravetz y su persistencia en el tiempo. Cabe preguntarse por qué estaba tan interesado Grindetti en conocer el “grado de satisfacción” con la gestión que estaba abandonando. Cabe, nobleza obliga, felicitar a la señora Susana René López, que, ella solita, se tomó el enorme trabajo de llamar a contribuyentes y proveedores del gobierno de la Ciudad para preguntarles cuán satisfechos estaban con la gestión de Grindetti en la ciudad, todo ello sin descuidar su trabajo en la legislatura.

En su denuncia, Manjón observa que no hubo licitación sino contratación directa, aunque sí la Ciudad solicitó precios a tres empresas: la que finalmente resultó adjudicada,  “Signica SRL” , “Trespuntozero SA” y “Fundación Tercer Milenium”. Manjón descubrió que “Signica” y “Trespuntozero SA” tienen el mismo número de teléfono. Notable coincidencia, que se parece mucho a un “dibujo” para fingir competencia.

Kravetz y Soledad Acuña: ¿amor y negocios?

¿Por qué denunció Manjón a Soledad Acuña, la actual ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires? Muy sencillo: Acuña era la pareja de Kravetz, y Manjón registra -de acuerdo con sus declaraciones juradas- un incremento en su patrimonio del 368%, producido entre 2016 y 2017. Acuña declara un crédito hipotecario del Banco Santander. Según el portal AM La Salada, “fuentes ligadas  a la ministra explicaron que ese inmueble se compró con ahorros de la pareja y un crédito tomado en el Banco Santander, y agregan: “Como la página del gobierno porteño donde se publican las declaraciones juradas de los funcionarios no incluye los pasivos, aparece como un crecimiento patrimonial desmedido, pero si se le descuenta la deuda del crédito, queda aclarado”.  Si el incremento patrimonial de la ministra quedara “aclarado”, como indica esta declaración, queda pendiente aclarar una contratación que a parece a simple vista como irregular.

La denuncia penal de La Alameda contra Grindetti y Kravetz se origina en sendos artículos publicados por el colega Nicolás Eisler a fines de febrero y principios de marzo de 2017 en los portales de noticias Nueva Ciudad y Tiempo Argentino, este último el mismo que descubrió el “Niembro Gate”.

En su artículo, Eisler puntualiza  una sucesión de hechos asombrosa:  que Grindetti fue electo intendente de Lanús el 25 de octubre de 2015, que el 4 de noviembre de 2015 anunció su gabinete, que incluía a Kravetz como secretario de Seguridad de la Ciudad, y que el 11 y el 20 de noviembre, Grindetti (aún ministro de Hacienda de la Ciudad de Buenos Aires en ejercicio, pero intendente elegido por el pueblo de Lanús) le encargó a Kravetz (proveedor de la Ciudad elegido a dedo por Grindetti y secretario de Seguridad elegido por este último) los dos estudios tendientes a estudiar la “satisfacción” de contribuyentes y proveedores con el cargo que Grindetti abandonaría 20 días después para asumir como intendente de Lanús con su proveedor Kravetz como funcionario. El 27 de noviembre, es decir en una semana, Kravetz cobró por el trabajo, cuando los proveedores de la ciudad llegan a tardar seis meses en cobrar por sus servicios.

La denuncia penal contra Grindetti, Kravetz y Acuña

Además de convertir aquella investigación periodística en una denuncia penal, La Alameda agrega tres datos  importantes: a) indica que la empresa tenía una sola empleada; b) revela que Kravetz tenía una “competencia” simulada y c) sugiere un posible destino del dinero, en el incremento patrimonial de Soledad Acuña. En otras palabras, agrega información  y la judicializa. El caso quedó a cargo del Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional N° 8 a cargo de Marcelo Martínez Di Giorgi, y la investigación quedó a cargo del fiscal federal Eduardo Taiano.  Tal vez lo más difícil de demostrar judicialmente sea la vinculación entre la contratación de Kravetz por parte de Grindetti y el incremento patrimonial de Acuña. Todo lo demás salta a la vista. Los responsables de los hechos ni siquiera se toman el trabajo de desmentirlo: una contratación irregular para una tarea irrelevante pero enorme por parte de una empresa que cuenta con una sola empleada, una contratación que además se cobró en tiempo récord. Por un caso muy parecido a este se terminó la carrera política de Fernando Niembro. Néstor Grindetti y Diego Kravetz, sin embargo, siguen en sus puestos. Aquí en Lanús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *