La policía reprimió brutalmente a manifestantes en las inmediaciones del Congreso

Por Federico Arcelli.

Que brutal represión no tape la masiva movilización en la Plaza del Congreso.

Crónica de una represión anunciada. Así podría titularse la jornada de la tarde en las afueras del Congreso de la Nación, mientras se debatía la aprobación del Presupuesto 2019, que resume un retroceso social, político y económico muy fuerte en diferentes ámbitos trascendentales para la población, como la salud pública y la educación, y la pérdida de poder adquisitivo en relación con el aumento del dólar y la inflación. Miles de personas se acercaron a la Plaza del Congreso, congregados en sindicatos, organizaciones sociales, políticas y auto convocados, para manifestarse en contra de la aprobación, pero se encontraron otra vez con lo peor.

Ya en la noche anterior y en las primeras horas de la mañana, algunos periodistas habían denunciado que “aparecieron” piedras y escombros acumulados a pocos metros del recinto. En las primeras horas de la tarde, un grupo de infiltrados sin banderas identificadoras hicieron uso de estos elementos contundentes y provocaron la reacción inmediata de la policía, que reprimió por toda la Avenida de Mayo hasta 9 de Julio, y de ahí avanzó por Lima hasta Constitución, con camión hidrante, gases lacrimógenos y oficiales motorizados disparando balas de goma -importadas de Estados Unidos, como se ve en la foto – por doquier desde sus escopetas.

Alrededor de treinta manifestantes fueron detenidos en medio de esta brutal cacería propiciada por el Ministerio de Seguridad de la Nación, encabezado por Patricia Bullrich. Entre ellos, se encuentra Nacho Levy, director de la revista La Garganta Poderosa, como así también Gonzalo Matías Zamudio, Francisco Pandolfi y Lucas Manuel Zunino, del mismo medio. La Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N°15 de la Ciudad de Buenos Aires intervino en la causa de los detenidos, acusándolos de supuestos delitos de resistencia a la autoridad, daños y lesiones.

Varios diputados de la oposición salieron a la calle repudiar e intentar frenar de algún modo la represión a través del diálogo con los uniformados. De nada sirvió, ya que el Diputado Nacional por Unidad Ciudadana, Andrés “Cuervo” Larroque fue atacado con gas pimienta que le generó una ceguera transitoria en su ojo izquierdo. Minutos más tarde dialogó en el recinto y pidió “que se levante la sesión”.

En medio de una gran tensión social que parece acrecentarse a fin de año, el oficialismo mantiene su tranquilidad y confía en que el presupuesto “salga”, ya que tendría los números para eso.

La represión vista desde un bar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *