Habla el padre de un hincha de River baleado por la policía en Lanús: «Tiene 11 balazos de goma en una pierna»

Por Juan Ayala.

El juez de Garantías José Luis Arabito debería decidir entre hoy y mañana si libera a los diez hinchas y socios comunes del Millonario, detenidos tras la represión antes del partido entre River y Godoy Cruz por Copa Argentina del miércoles pasado.

Juan Manuel Lugones, titular de la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (APreViDe), señaló: “Siempre que viene River a la Provincia de Buenos Aires se queja. Vienen con entradas falsas, ponen cámaras en los accesos y después sale algún portal a denunciar que las cosas se hacen mal. A los hinchas que han sufrido algún problema por negligencia nuestra les pido las disculpas del caso pero el operativo fue exitoso. Metimos a 51 barras presos”.

Sin embargo, Lugones omitió decir que de los 51 barras, 49 fueron liberados en menos de 24 horas y que en la represión con palos, gas pimienta y balas de goma a discreción fueron detenidos otros 10 hinchas, todos socios con entrada en mano y que nada tienen que ver con las facciones de la barra brava de River que pelean entre sí.

Ellos estuvieron incomunicados hasta el sábado al mediodía cuando se negoció para que los familiares pudieran ingresar a la comisaría y abrazar y charlar con sus hijos, detenidos por presuntas “lesiones y presunta resistencia a la autoridad”.

La represión de la policía no distinguió hinchas comunes de barras bravas.

La Union de Lanús dialogó con Jorge Gómez, padre de uno de ellos, Abel Jeremías Gómez. En el breve video que se reproduce a continuación, puede verse cómo la policía lo balea a mansalva.

-¿Qué le contó su hijo Abel de lo que pasó el miércoles?

– Mi hijo fue el que se llevó la peor parte. Es el que se ve en los videos cuando la policía lo acribilla a dos metros de distancia. Tiene 11 balazos de goma en una pierna, casi no la puede mover. Después de mucha insistencia recién el sábado lo llevaron a enfermería para curarlo y vendarlo. Pero mi hijo está ahí por ir a ver un partido de fútbol del club que ama. No es barra, no sabe lo que es un arma de juguete. Se esfuerza siempre para juntar la plata para pagar su entrada, ya que está sin trabajo y debe cuotas como socio. Abel tenía su entrada en la mano, eso se ve en los videos. Después de balearlo y golpearlo en el piso, la policía le rompió su entrada. Le dijeron: “Ahora no tenés más entrada”. Esto último no se ve en las filmaciones pero me lo contó mi hijo.

-¿Usted suele acompañar a Abel a las canchas?

-Nunca fui a la cancha. Tengo 50 años y soy hincha de River pero justamente por la violencia que suele haber en el fútbol nunca quise ir ni llevar a mi hijo pero hace un año y medio, ya mayor de edad, él decidió empezar a ir a la cancha y no lo pude frenar. Pero no es barra, ni él ni los otros chicos que están detenidos.

-¿Cómo fue el trato en la comisaría?

-Bueno. Comprendieron la situación. Nada que ver con lo actuado por la infantería la noche del partido. Eso lo quiero aclarar.

-¿Pudo hablar con los padres de los otros detenidos?

-Sí, es toda gente de bien, de trabajo y así criaron a sus chicos. Quiero destacar la solidaridad de la familia de River. El sábado hicieron un banderazo pacífico frente a la comisaría y juntaron plata para comprar alimentos y una radio para que los chicos pudieran escuchar el partido de River con Vélez de ayer a la noche. Ahora, D`Onofrio y su comisión directiva no entiendo por qué no han hecho nada, ni un llamado, no mandaron ni al último vocal aunque sea para estar al lado nuestro, para darse cuenta de las barbaridades que dijeron en los medios. Poncio Pilato está vivo, yo pensé que se había muerto.

-¿Les dijeron cuándo van a ser liberados?

-Hoy lunes se supone que se cumple el plazo en el que el juez debe determinar la situación. Espero, por favor, que se digne, que mire a los pobres inocentes y que tome la decisión que corresponde, que es la de mandar a los pibes a sus casas.