«Caceroleense la ch…»: el descontento de una vecina tras un cacerolazo convocado por Cambiemos

Luego de la confirmación del aislamiento social obligatorio, por las noches se realizan diversos aplausos multitudinarios para agradecer la labor, principalmente, de médicos y otros trabajadores esenciales que arriesgan su vida en medio de la pandemia del coronavirus.

En su último discurso, Alberto Fernández se molestó con Paolo Rocca, dueño de Techint, por el despido de más de 1400 trabajadores en el medio de la cuarentena. Luego de pedir la reincorporación inmediata de los despedidos y pronunciar la frase «ahora les toca ganar menos», sectores de Cambiemos realizaron un contraataque basado en fogonear un cacerolazo para que los políticos se bajen los sueldos.

En medio de estos aplausos, Paula Albarracín, vecina del barrio porteño de Nuñez, expresó su profundo repudio ante esta iniciativa, la cual entendió como oportunista en medio de la crisis socio política y sanitaria que atraviesa la Argentina.

Tras su flamante participación en el balcón, la propia protagonista de los dichos salió a dar explicaciones a través de su red social de Twitter. Por supuesto, reafirmando que su decisión tomada había sido la correcta.