Se agrava la crisis: cerró una fábrica de calzado en Lanús y más de 200 trabajadores quedaron en la calle

Por Federico Arcelli.

Una nueva mala noticia golpeó a la realidad del país, que parece no revertir el rumbo. Esta vez con la ciudad de Lanús como protagonista. Luego de una serie de complicaciones ocasionadas por la apertura indiscriminada de las importaciones, la empresa nacional Extreme Gear S.A. cerró las puertas de sus plantas de Lanús y Esteban Echeverría. De esta manera, casi 700 trabajadores se quedaron en la calle. Más de 200 pertenecen a nuestro distrito.

La empresa se dedicaba al ensamble de calzado, con Adidas Alemania como su principal proveedor. El procedimiento era muy claro: la multinacional le enviaba a Extreme la materia prima para realizar el proceso final de las zapatillas y luego vendérselas a Adidas Argentina. La decisión de Mauricio Macri de no controlar la entrada de productos del exterior provocó que el contrato con Adidas Alemania finalizada, ya que a esta entidad extranjera le convenía realizar dicho ensamblado y producción afuera, y enviar el calzado directamente terminado a nuestro país. Asimismo, el Ministerio de Trabajo y el Ministerio de la Producción de la Provincia de Buenos Aires prefirieron abstenerse de medidas proteccionistas que lograran evitar la quiebra de la entidad, y de esta manera mantenerse en sintonía con la política del gobierno nacional.

En diálogo con Radio Del Plata, Emanuel Fernández, presidente de Extreme Gear, se lamentó por la situación. “En el día de hoy terminamos con la producción de mercadería que nos faltaba. Contábamos con 660 empleados que estaban totalmente en blanco y con aportes de cargas sociales hasta el cierre de la empresa. Más allá de la crisis que sufríamos, teníamos los impuestos al día. Hoy, lamentablemente, tuvimos que cerrar”, dijo.

Asimismo, Fernández detalló el camino de la empresa hasta su cierre. “Tuvimos un período de alto crecimiento hasta 2015. Una vez concretada la apertura de las importaciones y la caída del mercado, Adidas Argentina empezó a reemplazar la producción local por lo importado. Esto significó una baja de la producción y por lo tanto de empleados. El calzado importado creció un 40% desde 2016 hasta la fecha. Se pasaron de importar 25 millones de pares a 34. Adidas Argentina creció un 10% su ganancia porque el producto importado a más bajo costo genera más rentabilidad. Pero eso no se vio en la baja de precios, sino al contrario”.

Por último, el directivo calificó la realidad laboral del país dentro de un escenario poco alentador. “Estamos todos en el Titanic porque nos hundimos. La realidad afuera es muy difícil. Si llaman a cualquier empresa de calzado les dirán que están en una crisis casi terminal”, cerró.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *