[VIDEO] Documento histórico: la impresionante denuncia del juez Ramos Padilla sobre una gigantesca red de espionaje ilegal

Desde diputadas del oficialismo como Paula Oliveto y Elisa Carrió, pasando por el fiscal Carlos Stornelli, la ministra Patricia Bullrich y su esposo, más periodistas de los grupos hegemónicos como Daniel Santoro, más increíbles ramificaciones en los Estados Unidos e Israel… El juez Alejo Ramos Padilla expuso hoy durante más de cuatro horas una enorme y compleja trama que involucra a los tres poderes y a estados extranjeros. Uno puede pensar cuál de los sentimientos prevalece: si el asco por el entramado de miserias, corrupción, mentiras y causas inventadas para apresar gente, o la emoción por el coraje cívico de un juez que decidió hacer público lo que sabe. Alejo Ramos Padilla, juez federal de Dolores, se presentó hoy ante la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados y habló durante cuatro horas de las increíbles derivaciones que está teniendo la denuncia por extorsión del empresario Pedro Etchebest contra el espía Marcelo D’Alessio y el fiscal Carlos Stornelli. El bloque oficialista prefirió no estar presente. Es lógico. La causa salpica, y cómo, al Gobierno.

Algunos puntos esenciales de la exposición de Ramos Padilla

Estamos ante una red de espionaje político y judicial de grandes magnitudes.

[Marcelo D’ Alessio realiza operaciones] vinculadas con la actividad de los poderes judiciales, los ministerios públicos (nacionales y provinciales), las fuerzas de seguridad (nacionales y provinciales), los poderes políticos y los medios de prensa.

El caso puede involucrar al fiscal (Stornelli), aunque sabemos que no es el único sino que hay varios. Involucra a periodistas, y a un juez. Lo que estamos viendo puede perjudicar las relaciones con Estados Unidos, con Venezuela, con Israel y con Uruguay, porque esta organización tuvo incidencia en distintos ámbitos de incumbencia de estos países.

[El método consistía en la] recopilación de información, la producción de inteligencia y el almacenamiento de datos sensibles de manera paralela a las causas judiciales que se utilizaban para luego llevar a cabo acciones coactivas  intimidatorias y extorsivas con la finalidad de influir en causas judiciales.

Hay muchos jueces, fiscales y periodistas que seguramente fueron engañados en su buena fe, que fueron víctimas de las maniobras de espionaje. Agrego a legisladores y funcionarios públicos.

En sólo siete días se pudo dar con varios hechos que nos daban cuenta de la posibilidad de que esta organización cometiera delitos de manera simultánea y de todo tipo.

Operaban en coordinación con el gobierno de los Estados Unidos.

Encontramos documentos, legajos de inteligencia, cuadernos con anotaciones de datos sensibles acerca de los hijos, esposas, de los allegados que eran objetivos, elementos de espionaje tales como cámaras ocultas entre llaveros, drones, un arma que llamo la atención de todos.

No era casual que apareciera tanto en los medios de comunicación porque de ellos se valía en parte para ejecutar su actividad ilegal. “Este falso abogado al mismo tiempo tenía una actividad muy intensa dentro del ámbito de la prensa y es precisamente la condición de abogado y de vínculos con la prensa la que le permitía que sus operaciones de acción psicológica sean mucho más intensas, profundas.

Se aplicó el mecanismo de ablande o quiebre para publicar en los medios.

Se desprende también el elevado grado de confianza entre el fiscal Stornelli y el abogado.

Se advierte el encargue a D’Alessio para realizar tareas de seguimiento contra otros letrados.

El propio D’Alessio refiere  mantener vínculos con el Ministerio de Seguridad, en  particular, con la ministra P Bullrich». Este vínculo  significaría contraprestaciones económicas y la recepción por parte de la DEA de indicaciones por parte de  la ministra».

«Decime qué carajo hago con la información, si te lo mando con un pendrive, en un sobre», se le escucha decir a D’Alessio en un audio enviado a la diputada Paula Oliveto, de la Coalición Cívica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.