#NiUnaMenos 2019: el movimiento de mujeres se moviliza «contra la asfixia económica y la violencia machista»

Ni Una Menos. Otra vez. Esta tarde se realizará la quinta marcha Ni Una Menos, al cumplirse el quinto aniversario de la primera convocatoria, detonada por el femicidio de la adolescente Chiara Pérez, con una concentración en el Congreso y una movilización hacia Plaza Mayo.

En rigor de verdad, el concepto había aparecido por primera vez el 26 de marzo de 2015, con una convocatoria en la Plaza Boris Spivacow, frente a la Biblioteca Nacional en la que escritores, periodistas e invitados/as habían leído textos relacionados con la violencia de género. Participaron también familiares de víctimas de femicidios, como los padres de Wanda Taddei y Adriana Belmonte, madre de Lola Chomnalez.

A partir del femicidio de Chiara Pérez, sin embargo, surgió la iniciativa de organizar una movilización masiva en la Plaza de las dos Congresos. El colectivo que había organizado el primer encuentro se unió con un grupo de periodistas que motorizaban una marcha a través de la red social Twitter y ambos grupos invitaron a organizaciones feministas de todo el país. Sin embargo, la convocatoria excedió largamente a la militancia feminista: cientos de miles de personas ganaron las calles del país y el feminismo se convirtió en un actor políticosocial con un peso y una masividad enormes. Según la Policía Federal, que suele «tirarse a menos» en su evaluación de las convocatorias, hubo 150 mil personas en el acto central, pero además hubo marchas y actos en todo el país y las denuncias por violencia de género se multiplicaron exponencialmente, a tal punto que colapsó la línea 144, el número que las recibía.

Una de las demandas centrales de la convocatoria del 3 de junio fue que se asignara presupuesto a la Ley de Protección Integral de las Mujeres sancionada en 2009. La marcha fue encabezada por familiares de víctimas de femicidios. Al cabo de un debate muy profundo y acaso algo ríspido entre las organizaciones, se decidió que la legalización del aborto no fuera incluida oficialmente en la convocatoria, para poner el foco en la violencia de género y garantizar una movilización amplia. Al mismo tiempo, muchas de las organizadoras del acto lucieron sus respectivos pañuelos verdes y muchas de las organizaciones que marcharon hicieron visible su reclamo. La Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito marchó entonces con la consigna «Ni una menos por abortos clandestinos».

Con el paso de los años, el NiUnaMenos incorporó oficialmente la consigna de la legalización del aborto, que fue de hecho el eje de la cuarta convocatoria, en 2018, cuando el proyecto se debatía en el Congreso. Al mismo tiempo, se fueron sumando otras consignas relacionadas con la situación económicosocial del país y el modo en que este impactaba sobre las mujeres. «Vivas, libres y desendeudadas nos queremos» fue uno de los lemas. La legalización del aborto fue rechazada en el Senado, pero este año un nuevo proyecto volvió a ser presentado para su debate y el movimiento de mujeres sigue trabajando para que se apruebe.

Este año, una de las consignas del colectivo es directamente #FueraMacri y se alude a la «violencia econónica», a la «inflación constante» y a la «intemperie neoliberal» .  La violencia de género y los femicidios continúan en la Argentina y las mujeres están cada vez más organizadas en asambleas de base y organizaciones sociales, así como los partidos políticos también tienen sus propios frentes de mujeres, donde discuten la problemática de género. Con sus diferencias y sus matices, el movimiento de mujeres es hoy un actor absolutamente protagónico de la política argentina.

Las consignas del #NiUnaMenos 2019

#NiUnaMenos #3J 16hs en Av.de Mayo y Bernardo de Irigoyen
CONTRA LA ASFIXIA ECONÓMICA Y LA VIOLENCIA MACHISTA,
VOLVEMOS A LA CALLE.
En el momento de mayor precarización de nuestras vidas, por quinta vez, volvemos a gritar Ni Una Menos.
Porque todos los días vemos cómo la violencia económica hace implosión en las casas y en los barrios, sobre nuestros cuerpos. Se repite que aún en esta crisis no hay estallido. ¿Quién hace ese diagnóstico? No es así: la asfixia estalla como violencia machista, estalla la crueldad contra las niñas obligadas a gestar, en los femicidios, en los lesbicidios, los travesticidios, estalla como ajuste y fragilización de nuestros vínculos, estalla como enfermedad en cuerpos agotados, estalla en la indigencia y en los desalojos, estalla en la violencia correctiva contra cuerpos trans. Nuestro diagnóstico feminista de la crisis no puede despreciar estas formas de la violencia. Porque es la crisis también la que no nos deja decir No, cuando queremos decir No, y condiciona todas nuestras decisiones vitales.Las redes feministas son las que están haciéndose cargo de estos cuerpos y territorios implosionados. Nosotras sí contamos muertes, a diario. Estos cuerpos nos importan. Ni una menos.
La inflación constante nos obliga a endeudarnos para sobrevivir, para comprar comida y medicamentos. Al hambre se responde con más ofertas de endeudamiento, la especulación financiera se alimenta de nuestra desesperación y los mismos caballeros que acumulan en los mercados se jactan de su pacto patriarcal que entrega como dádiva una lista de 60 alimentos básicos. La violencia machista se consagra con un pacto de caballeros que nos quiere obedientes y sumisas, cada día más empobrecidas y violentadas.En esta crisis, se imponen los sectores fundamentalistas que disciplinan con crueldad. Las iglesias organizan su economía de la obediencia, avanzando en el sometimiento de nuestras libertades con su sistema de culpa y castigo. Se proponen como refugio de la intemperie neoliberal pero sólo ofrecen cárcel a nuestro deseo y nos quieren imponer la maternidad obligatoria. El 3 de junio volvemos a las calles, ahí donde ya experimentamos la potencia de estar juntes
transformando nuestros cuerpos ahora mismo, a la vez que inventamos formas de vida feministas a la altura de nuestro deseo de cambiarlo todo.
Vivas, libres y desendeudadas nos queremos. Ni Una Menos

#BastaDeFemicidiosLesbicidiosYTravesticidios
#AbortoLegalYa #NiñasNoMadres
#BastaDeViolenciaMachista
#NosMueveElDeseo #FueraMacri